Falsificación de objetos antiguos

1988/10/01 Torrontegi, E. Iturria: Elhuyar aldizkaria

Los objetos antiguos no siempre son tan antiguos y tan perfectos. El Museo Británico dispone de herramientas adecuadas para descubrir falsificaciones.
Archaeopteryx . El destello con luz ultravioleta demostró que este fósil era real.

Las falsificaciones han sido recientemente titulares de periódicos. Recientemente (el año pasado concretamente) se produjo un fuerte debate sobre el fósil Archaeopteryx, que confirmó que no era falsificación. A un arte, una historia o un prehistórico un museo debe garantizar la autenticidad de todos sus objetos. En el Museo Británico hay un grupo de científicos que se encargan de esta tarea. El principal cometido de este laboratorio, a menudo utilizando objetos de la colección del museo, es realizar una investigación básica. Realiza estudios de datación de los objetos, así como de las tecnologías que utilizaban para analizar la composición de objetos antiguos y para elaborar objetos.

Cuando un objeto se considera sospechoso, realiza su primera escala en estos laboratorios, ya que es muy importante el conocimiento científico de lo que puede estar detrás del objeto.

Existen dos tipos de casos: De hecho, en Londres los comerciantes de antigüedades ofrecen al museo un objeto para que lo compre. Otro 50% procede de la colección interna del museo. XIX. En el siglo XIX y principios de este siglo muchos filántropos daban al museo amplias colecciones de más de 20.000 piezas. Era imposible analizar cada pieza. De este modo, la realización de nuevos catálogos o la reorganización de colecciones por parte del museo ha generado ocasionalmente debates sobre la autenticidad.

Este Egyptiar del brazo de oro no es tan viejo como parece.

Los expertos, con sólo mirar o con el microscopio óptico, pueden decir muchas cosas sobre un objeto. Pueden indicar si el objeto ha sido fundido en el molde o a mano (martillo).

El baño de plata era muy complicado. Hasta finales del siglo XX. Los expertos separan inmediatamente el antiguo baño de plata del actual recubrimiento electrolítico.

A través del microscopio óptico se descubrieron los secretos de una maravillosa muñeca de oro situada en el departamento egyptiar del museo. Según los historiadores de arte, la pulsera fue creada en la época del Ptolomeo de Egypto. Pero el experto Andrew Oddy, tras analizar la pulsera al microscopio, cree que la parte principal puede ser reciente, aunque el oro de las últimas piezas sea de la época de Ptolomeo.

Otra técnica muy útil es la radiografía. A veces los artesanos restauran muy bien los objetos rotos y la visión externa de la superficie no permite detectar el daño. Sin embargo, analizando el objeto con rayos X u otros tipos de radiación, se pueden detectar las siguientes renovaciones. Ejemplo de envase chino de bronce. (Ver foto).

La composición química de un objeto es muy importante para saber cuándo es éste. Los materiales que antiguamente se utilizaban o que se utilizan actualmente no son los mismos.

En este barco chino, aparentemente perfecto, se pueden ver las rendijas a través de los rayos X.

Por ejemplo, los procesos de extracción de pequeñas cantidades de oro en las fosas de plata son relativamente nuevos. Cualquier objeto de plata antigua tendrá, pues, restos de oro. Del mismo modo, antes el oro era extraído de los yacimientos fluviales y no de las minas profundas como lo hacemos hoy en día. Este oro tendrá restos de osmio e iridio que no se encuentran en el suelo de la mina. El microscopio electrónico permite observar estas impurezas.

El estudio no tendrá por supuesto que dañar los objetos que hay para vender. Por tanto, el laboratorio no puede tomar muestras para analizar su composición. La fluorescencia de los rayos X es uno de los procedimientos inocuos.

La fluorescencia de los rayos X sólo puede determinar la composición química de la capa externa, ya que la radiación sólo puede penetrar en algunas micras superficiales. Aunque la composición química de la capa superficial (llamada patina) es muy representativa.

La verdadera patina se forma muy lentamente. Los falsificadores pueden introducir el objeto en la solución de sustancias químicas y acelerar así el proceso, pero muchas veces no se establece un elemento adecuado en la superficie del objeto. Por su composición química inadecuada, puede advertirse de la falsa patina. En otros casos, los falsificadores mezclan los elementos químicos apropiados y los añaden al objeto mediante la pegatina orgánica. Si se analiza el objeto con luz ultravioleta, es muy fácil ver la falsa patina, poniendo así el compuesto químico a la vista. Desgraciadamente, XIX. Los recogedores del siglo XX han cambiado a menudo el patín de las figuras de bronce. Gustaban las imágenes de aspecto oscuro.

La termoluminiscencia pone a la vista que esta lámpara romana de aceite es una nueva falsificación.

Richard Payne Knight, uno de los benefactores del Museo Británico, por ejemplo, ha eliminado la patina real de su colección y ha oscurecido artificialmente.

Una de las aplicaciones de la fluorescencia por rayos X fue el Plato de Latón de Drake. Los científicos realizaron numerosos estudios sobre este plato descubierto en 1938. Sin embargo, en 1977 se resolvió todo el debate. Hablando históricamente, el latón formado por zinc y cobre es una aleación relativamente nueva que sustituye al bronce más caro y antiguo. Esta es la aleación de cobre y estaño. Cuanto mayor es la cantidad de zinc presente en el latón, más tarde se ha producido. El análisis del citado plato ponía a la vista una cantidad anormal de zinc. Sin embargo, los arqueólogos encontraron algunas piezas de latón isabelino con un mismo nivel de zinc. Este plato no contenía plomo ni estaño y las piezas de esta época que se han analizado hasta la fecha contaban con uno o varios de estos elementos. El grosor del plato era también uniforme y en la época isabelina esta característica no era muy normal.

Lo dicho hasta ahora ha sido sobre objetos metálicos, pero muchos de los objetos antiguos están hechos de arcilla. Es muy difícil distinguir una copia moderna y original de una pieza antigua. La técnica utilizada para ello es la termoluminiscencia, basada, como su nombre indica, en la luz emitida por el calor. Los modernos sistemas de detección permiten medir la termoluminiscencia de la mayor parte de los materiales acristalados, incluyendo la arcilla.

La termoluminiscencia puede distinguir dos recipientes, aparentemente iguales, de diferentes épocas. Comenzó a utilizarse como herramienta arqueológica en el año 1969, ya que los investigadores lo utilizaron para estudiar la flota hallada en Hacilar (Turquía) en los años 50.

Júpiter de bronce.

Esta técnica es también muy útil para detectar bronces reales. El primer paso para moldear el bronce es preparar el macho de barro. Después de encerar este macho de barro, el escultor lo moldea hasta conseguir la forma final que quiere darle. Rodeando la cera se coloca otra capa de arcilla y después se fabrica un molde de barro al que el escultor lanza el bronce fundido. En los estados de bronce de base abierta, el último paso, normalmente, era sacar el macho de arcilla para aligerar el peso. Sin embargo, siempre queda un poco de arcilla y analizando esta arcilla la luminiscencia puede diferenciar los bronces antiguos de los modernos.

Los falsificadores se enfrentan en la actualidad al enorme avance científico y técnico. Y quizá más importante es que cada vez más naciones están ilegalizando la exportación de objetos antiguos. En la actualidad, los museos de prestigio no compran tan fácilmente el objeto que ha aparecido sin documentación en el mercado.

Lo normal es que haya falsificación o exportación ilegal.