No se puede eliminar la basura nuclear

1993/02/01 Susaeta, Tomasa Iturria: Elhuyar aldizkaria


Periódicamente aparecen en los medios de comunicación noticias sobre residuos nucleares. Recientemente, el cargadero Akatsu Maru, que transportó el plutonio desde Francia a Japón, provocó un gran revuelo, sobre todo en Francia, debido a las acciones de protesta de los ecologistas contra él. Pero a pesar de no aparecer en los medios de comunicación, el problema sigue siendo el primero: en las centrales nucleares del mundo se generan cada año cientos de toneladas de basura radiactiva que nadie sabe qué hacer. Asimismo, muchas de las armas nucleares que están en manos de los militares ya se han convertido en basura.

Basura submarina

En la actualidad, más de 500 buceadores nucleares recorren los océanos y casi 100 barcos nucleares. Además, casi todos están dotados de armas nucleares. ¿No han tenido nunca un accidente?

La Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) ha realizado un estudio sobre los accidentes, ya que los militares nunca quieren reconocer claramente este tipo de accidentes. En los últimos 42 años se han producido al menos 31 accidentes en vehículos militares que transportaban material radiactivo: aviones, satélites, submarinos, buques de guerra, etc. El número exacto de armas nucleares hundidas en estos accidentes no es posible porque los militares no quieren saberlo. Una vez producido el accidente, los vehículos permanecen en el lugar hundido, ya que es casi imposible salir del subsuelo.

Por lo tanto, millones de becquerel (unidad de radiactividad) se encuentran dispersos por los mares, muy por encima de la dosis de radiactividad emitida a la atmósfera por el accidente de Chernobil. A este material radiactivo procedente de la mar accidental hay que añadir la basura radiactiva que varios Estados han lanzado desde 1946 hasta 1982.

Plutonio ambulante Akatsu
Maru, un buque de carga japonés de 4.800 toneladas con doble casco. Dispone de dos motores Diesel autónomos que permiten circular entre 13 y 15 nudos por hora. Se ha instalado un sistema de radar anticolisión que navegará por las mareas de bajo tráfico marítimo. Incluso con los mejores equipos y ayudas a la navegación, el riesgo de accidente no desaparece por completo. Un dato es que cada año se hunden entre 700-800 grandes buques de carga.
Akatsu Maru ha tardado unos dos meses en recorrer Japón desde Francia. En el camino cruza la zona del tifón entre los trópicos del Pacífico. El recorrido se ha mantenido oculto y cuatro satélites de EEUU han supervisado constantemente durante todo el viaje. Si no ha pasado por el cabo de Hornos, rodearía el cabo de Buena Esperanza. En el mapa adjunto se ven las dos rutas alternativas, así como las zonas más peligrosas.

Estos residuos nucleares son de baja o media actividad. Alta, si eso es cierto no está tan claro. Por último, en 1982 se prohibió la desembocadura de este tipo de residuos. Entre tanto se han sumergido decenas de miles de barriles. Estas cubas están rodeadas de asfalto o cemento, pero el agua del mar disuelve estos recubrimientos en 10-15 años. Reino Unido, Suiza, Estados Unidos, Bélgica, Francia, Holanda, Corea, Japón, Suecia, Nueva Zelanda, Alemania e Italia han lanzado durante 36 años 100.000 toneladas de residuos radiactivos. Entre ellos, Reino Unido (76,5% del total de residuos), Suiza (9,6%), Estados Unidos (7,7%) y Bélgica (4,6%) han sido los principales causantes de la contaminación marina.

El principal vertedero es el Atlántico Norte. En el mapa de la imagen se observa que algunos de los cementerios radiactivos no se encuentran muy lejos de la costa vasca. A su alrededor se han medido grandes cantidades de cesiones y plutonios. Por ello se prohibió la salida a la mar de residuos nucleares. Sin embargo, el daño ya está hecho. En el canal de la Mancha, en la costa de Normandía, los crustáceos presentan una tasa de radiactividad demasiado elevada. A 30 km, entre 65 y 160 m de profundidad, los británicos y belgas lanzaron su basura nuclear.

Por otro lado, el gobierno noruego ha prohibido la pesca en un área del mar del Norte, cerca de la costa noruega, donde la tasa de radiactividad es peligrosa. Allí, el 7 de abril de 1989, un buceo soviético con misiles se hundió. Las siguientes exploraciones han demostrado que el reactor nuclear de submarinismo está liberando radiactividad y ha llegado a las cabezas nucleares de los misiles antes de lo esperado por la corrosión. Estos son ejemplos que sabemos. ¿Y lo que no sabemos?

Basura nuclear a través del mar

Se ha dicho que la inmersión de residuos radiactivos en el mar se prohibió en 1982. Pero el problema no terminó. Como hemos visto, en el aire, bajo el agua, en la estratosfera o sobre el mar, circula un montón de vehículos alimentados por energía nuclear y los accidentes pueden producirse en cualquier momento y lugar. Y han sucedido, como ha quedado demostrado en líneas anteriores. Además, existe un problema de vehículos que no utilizan energía nuclear pero que transportan residuos radiactivos. De hecho, hoy en día en muchas centrales nucleares del mundo se produce plutonio como residuo. Este plutonio se recicla en lugares como la planta francesa de La Haya. Pero para ello hay que llevar el plutonio desde las centrales nucleares hasta la planta y en ese camino pueden producirse accidentes.

Es por tanto legítimo el concepto de tráfico plutónico, sobre todo en Europa. Alemania, Holanda, Suiza y Bélgica reciclan sus residuos radiactivos en Francia. Semanalmente, un camión cargado con óxido de plutonio (IV) sale de la planta de La Hague a diferentes puntos de Europa. Y ahora que los japoneses también han empezado a reciclar sus residuos en Francia, el plutonio tiene que atravesar el mundo de lado a lado.

Los cementerios submarinos radioactivos de Europa han
hundido durante 36 años cubas que contenían residuos radiactivos en el Mapa. La radiactividad acumulada junto a cada cementerio está representada en gigabecquerelas.

En un principio, el plutonio a Japón iba a ser transportado en avión por Norteamérica, pero Alaska y Canadá imponían una prohibición circular al proyecto. Nadie quiere que el plutonio pase por encima de sí mismo. Entonces se buscó otro recorrido: El camino del Polo Norte, por el Estrecho de Bering y el mar de Noruega, se transportaría en un avión de carga Boeing 747, como el que hace poco explotó contra una vivienda en Amsterdam. Pero era imposible cumplir con los requisitos mínimos de seguridad del contenedor que debería instalarse en la sala de carga del avión. Por el momento no se pueden construir contenedores de este tipo.

Por lo tanto, al margen de la intención del transporte aéreo, se optó por la vía marítima. ¿Es seguro ese camino? Lo cierto es que no es fácil prever el riesgo de accidente y sus consecuencias. Sin embargo, la nuclear provoca más terror que el miedo y algunos Estados han prohibido el transporte de residuos radiactivos en las costas de su territorio. En consecuencia, para viajar desde Francia a Japón, el cargadero Akatsu Maru ha tenido que realizar una de las rutas más largas.

Para dar cumplimiento al acuerdo alcanzado, este o otros buques deberán realizar el viaje al menos 3 veces al año y 10 años. Y esto es sólo lo que corresponde al plutonio. Hay que entender bien lo que supone el reciclaje: en primer lugar, los residuos procedentes de los reactores nucleares deben ser trasladados a la planta recicladora. En segundo lugar, todos los productos y residuos generados por el propio reciclaje deben volver a su lugar de origen.

Mientras se produce este vertiginoso tránsito de residuos radiactivos, el debate entre ecologistas y nucleócratas está más que nunca. Pero, con el paso de los años, cada vez se está inclinando más hacia las balanzas ecologistas. En la actualidad, el reciclaje del plutonio no tiene justificación económica. El EE.UU., el gigante nuclear, el supergenerador y el programa de reciclaje abandonó hace unos años, bajo la presidencia de Carter. Francia se ha quedado prácticamente sola en este camino y tiene paralizado el programa de supergeneradores.

Japón está construyendo su supergenerador, pero será muy pequeño. Con el camino de los supergeneradores casi en suspenso, el reciclaje ha quedado huérfano (ya que el objetivo y la razón de ser de las plantas recicladoras es precisamente ese: sacar plutonio de los residuos generados en las centrales nucleares convencionales y utilizar este plutonio como combustible en los supergeneradores). Por otro lado, el coste del reciclaje es cada vez mayor, ya que se deben cumplir unas condiciones de seguridad cada vez más exigentes durante todo el proceso.

¡El reciclaje no es una manga!

¿Cuánto cuesta reciclar el combustible nuclear utilizado? 105.000 pesetas (5.000 libras) por kilogramo. Este es el precio actual.

Supongamos un reactor nuclear de 900 megavatios, típico de las centrales nucleares. Contiene 72 toneladas de uranio. Este combustible se agota poco a poco y cada tres años hay que renovar un tercio del combustible, 24 toneladas. Reciclado de este combustible usado 2.500 millones de pesetas. (120 millones de libras).

Pero el coste no termina ahí. Al coste de reciclaje hay que añadir el de transporte y el de acumulación. Es decir, llevar el combustible utilizado a la planta recicladora, recoger el combustible reciclado y, además, recoger y almacenar el resto de residuos generados por el reciclaje.


"Chernobiles submarinos"

La Agencia Internacional para la Energía Atómica estima que la lista de accidentes de los distintos vehículos que transportaban material radiactivo ha sido la siguiente (han sido todos los existentes pero ¿hay todos los ocurridos?)

  1. Un avión estadounidense B-36, con arma nuclear, se perdió en el mar en la zona de Alaska (1950-II).
  2. Un avión estadounidense con armas nucleares se perdió en el Pacífico (1950-X).
  3. Un avión estadounidense con armas nucleares, B-36, se perdió en la zona de Ternua (1953-III).
  4. Un avión estadounidense B-47, con dos cápsulas de material radiactivo, se perdió en el Mediterráneo (1958-III).
  5. Un avión estadounidense B-47, dotado de un arma nuclear, se perdió en mitad del Océano Atlántico (1958-III).
  6. Un caza estadounidense F-102 con un misil nuclear se perdió en la bahía de Haiphone g (1960-V).
  7. Durante una sesión de tiro, un misil intercontinental de los EEUU cayó al mar junto a la isla de Johnston (1962-VI).
  8. Durante una sesión de tiro, otro misil intercontinental de los EEUU cayó al mar junto a la isla Johnston (1962-VI).
  9. El buceo estadounidense Thresher hunde cerca del cabo Cod y explota a 2.600 m de profundidad. Su reactor nuclear tenía una actividad radiactiva de 1.147.000 gigabecquerel (1963-IV).
  10. El satélite estadounidense Transit 5 BN-3 cayó cerca de Madagascar. Su generador nuclear tenía una actividad radiactiva de 630.000 gigabecquerel (1964-IV).
  11. Un avión estadounidense cayó del avión Ticonderoga y se hundió a 5.000 metros de profundidad en la zona japonesa. Llevaba un arma nuclear (1965 XII).
  12. Un avión estadounidense B-52 perdió cuatro bombas atómicas en España. Una cayó al Mediterráneo, pero fue recuperada (1966-I).
  13. Un avión estadounidense B-52 perdió cuatro armas nucleares en el mar helado. Sólo se ha recuperado parte del plutonio disperso (1968-I).
  14. Un buceo soviético con cinco armas nucleares se hundió junto a las islas Hawaii (1968-IV).
  15. Un buceo soviético con cuatro armas nucleares se perdió en la IA del Océano Atlántico (1968).
  16. El buceo nuclear estadounidense Scorpion se hundió y estalló a hm de las Azores. Su reactor nuclear tenía una actividad radiactiva de 1.295.000 gigabecquerel (1968-V).
  17. El satélite nuclear estadounidense Nimbus B-1 cayó a 100 m de profundidad en la zona de Santa Bárbara. Fue recuperado (1968-V).
  18. Un buceo soviético con armas nucleares se hundió en la bahía de Nápoles (1970-I).
  19. Un generador nuclear de la misión espacial estadounidense Apollo cayó al sur de las islas Fiji y se hundió a 6.000 m de profundidad. Tenía una actividad de 1.650.000 gigabecquerel (1970-IV).
  20. Un buceo soviético con cuatro armas nucleares se perdió en la NE del Océano Atlántico (1970-IV).
  21. El buque cargadero japonés Mutsu, de propulsión nuclear, sufrió una fuga de neutrones junto a Japón por fallo estructural (1974-IX).
  22. El buque de guerra soviético Kashin Klass, dotado de armas nucleares, se perdió en el Mar Negro (1974-IX).
  23. Un caza estadounidense F-14 perdió un misil Phoenix junto a la costa escocesa (1976-IX).
  24. El destructor británico Sheffield fue hundido por la marina argentina durante la guerra de las Malvinas. Los británicos afirman que no llevaba armas nucleares, pero al principio dijeron lo contrario (1982-V).
  25. El satélite nuclear soviético Kosmos-1402 cayó a 1.600 km de la costa brasileña. Tenía una actividad de 1.000.000 gigabecquerel (1983-II).
  26. Un buceo soviético con ocho armas nucleares se perdió en la zona de Kamchatka (1983-VI).
  27. El cargadero francés Mont-Louis, que transportaba 30 toneladas de hexafluoruro de uranio, chocó con un ferry británico que transportaba los coches en el mar del Norte. La carga se recuperó dos meses después (1984-VIII).
  28. El buceo británico Resolution perdió un misil Polaris en la costa de Florida. Según los británicos, el misil no tenía cabeza nuclear (1985-V).
  29. Un crucero misil estadounidense se perdió en el mar de Beaufort (1986-II).
  30. Un buceo soviético con armas nucleares se hundió a 5.000 m cerca de las islas Bermuda (1986-X).
  31. 31 El buceo nuclear soviético de Komsomolets se incendió y se hundió cerca de la costa noruega (1989-IV).

El reciclaje también sucio

El reciclaje consiste en la separación y recuperación de los componentes del combustible utilizado. Los casquillos metálicos que contienen residuos son cizallados y hundidos en un contenedor con ácido nítrico a borbotones. Tras varios procesos químicos, el uranio y el plutonio se disuelven formando nitratos. Entonces, mediante la utilización de un disolvente orgánico, los nitratos se separan del resto de los residuos de fusión, que son principalmente 90 extractos y 137, subproductos de las reacciones nucleares.

Finalmente, se separan los dos nitratos, obteniéndose por un lado óxido de plutonio y por otro nitrato de uranio. Estos dos productos pueden ser reutilizados para la fabricación de combustible nuclear. Los restos de fisión se vitrifican y se acumulan en contenedores de acero inoxidable. Estos residuos vitrificados deben almacenarse en un plazo de cinco años hasta su “enfriamiento”. Posteriormente se sacan de la planta recicladora.

El resto de residuos, es decir, los casquillos metálicos que contenían el combustible utilizado, se cubren con hormigón. Los lodos generados durante el proceso se recubren con asfalto. En estos hormigones y asfaltos se encuentran radielementos de larga vida, algunos de los cuales permanecerán radiactivos durante cientos de años. Todos ellos, al igual que los residuos vitrificados, penetrarán profundamente en el subsuelo.

Existe un último tipo de residuo generado por el reciclaje: la basura tecnológica, es decir, todos los materiales y aparatos contaminados utilizados en el reciclaje, como herramientas, guantes, zapatos, etc. No todos son tan radiactivos como los anteriores. Se cubren con cemento y se apilan sobre el suelo.