Venecia, a cien años bajo el agua

2003/10/08 Kortabarria Olabarria, Beñardo - Elhuyar Zientzia

¿Desaparecerá Venecia dentro de 100 años? Si no se hace nada, sí. A esta conclusión han llegado expertos de todo el mundo que se han reunido en la Universidad de Cambridge. A principios de siglo la plaza de San Marcos, centro de la ciudad, se inundaba por término medio 10 veces, en la actualidad unos 100. Y es que, por un lado, la ciudad se está hundiendo y, por otro, el nivel del mar se eleva cada vez más alto. La inestabilidad de la tierra veneciana es la causa del hundimiento, mientras que la del nivel del mar es la causa del cambio climático global. Desde 1969, cuando se produjo una gran inundación en la ciudad, los expertos no se reunieron.

Los venecianos miran triste al futuro, no parece que Venecia sea la Venecia de siempre. La ciudad se sumerge y si no se toman medidas desaparecerá. Aunque se haga algo, la apariencia y la esencia que le ha dado fama a a lo largo de los siglos pueden cambiar. La propuesta de cierre de la charca de protección contra inundaciones de la ciudad ha generado soluciones basadas en la construcción, como el proyecto Mose basado en diques gigantes.

Desde el punto de vista de la protección de la naturaleza, este tipo de soluciones pueden generar muchos problemas. La pérdida del sedimento natural y del humedal, la degradación del suelo, la acumulación de contaminantes industriales en la bahía y, en general, la pérdida de calidad de las aguas son las principales preocupaciones de los ecologistas ante los proyectos de construcción. A sus habitantes no les falta razón de miedo, pero si observamos la historia de Venecia no ha faltado el diluvio.

Cuando hablamos de Venecia, la gente representa la ciudad de los canales, pero Venecia, si algo es, es una charca. Lacuna significa en latín carencia, falta o escasez; es decir, no la tierra ni el agua, algo que hay que pasar. La laguna de Venecia se completó con el sedimento acumulado durante miles de años por los ríos que van desde la llanura hasta el Adriático. La laguna no es mar, hasta ella hay 50 kilómetros de tierra y arena. El mar sólo tiene tres accesos: Lido, Malamocco y Chioggia. Por estas tres zonas entra el agua salada y de ahí sale el agua salada. Cada seis horas la marea entra y sale para que la laguna respire. Los islotes no cubiertos por la marea, los bancos de arena, fangos y algas que emergen y se forman en el espacio intermareal, son también características importantes de la charca. La temporalidad tiene fuerza en la charca.

Teniendo en cuenta estas características, siendo una de esas querencias de la naturaleza, está claro que la laguna de Venecia nació alguna vez para desaparecer. Pero un día un grupo de seres humanos, huyendo de los bárbaros, decidió hacer frente a la temporalidad y sentarse allí, siendo un buen lugar para vivir. V. Era un siglo. Empezaron a secar las tierras, comenzaron a crear canales, cubrieron lagunas, desviaron ríos… hasta construir la ciudad de generación en generación.

Por lo tanto, Venecia desde su fundación ha estado en contra de la naturaleza. Por supuesto, en esa lucha de siglos algunos momentos han tenido más importancia que otros. Por ejemplo, el año 1501 es representativo, ya que los ríos Sile, Piere y Brenta decidieron desviarse. Estos tres ríos eran los principales ríos que llegaban a la charca. Tardaron dos siglos en realizar el trabajo. La época de la República de Venecia también fue fructífera en este tipo de proyectos, ya que la excelente situación de la República se tradujo en obras que permitieron coger barcos cada vez más grandes. Estas obras permitían a los barcos acceder a la balsa y llegar hasta el puerto. A pesar del golpe, la balsa fue capaz de mantener el equilibrio.

Tras estar bajo las órdenes de Francia y Austria, Venecia pasó a formar parte de Italia en el XIX. En el siglo XX. Entonces también se realizaron numerosas obras, pero la charca se mantuvo. Golpe real XX. Llegó en la década de los 50. Para llegar los petroleros hasta el puerto industrial de Marghera se construyó el canal del petróleo, canal directo de 15 metros de profundidad. Todo el entorno se llenó de industrias químicas y petroquímicas. Las fábricas cada vez recibían más agua de la charca, la usaban, la ensuciaban y la volvían a verter. Se rompió el equilibrio. La charca, un ecosistema de agua dulce, salada y salobre, se ha convertido en un pantano en las orillas y en el centro del mar. Los petroleros, los buques mercantes y los grandes barcos para turistas producen grandes olas.

Como consecuencia, se han destruido los bancos de arenas, limos y algas que se generaban con el paso de las mareas, aumentando la erosión. La erosión come junto a la charca y la cimentación de los edificios. La conclusión es clara: En 1990, Venecia se situaba 23 centímetros por debajo de principios de siglo.

Sin embargo, la alarma roja se disparó por primera vez en 1966. Entonces, una marea atípica inundó durante un día la ciudad y las islas de la charca. Se pusieron en marcha numerosos comités nacionales e internacionales, se recuperaron obras de arte deterioradas, se realizaron numerosas investigaciones y seminarios y se presentaron diversos proyectos. En la solución teórica también se alcanzó el consenso: "recuperar el equilibrio hidrogeológico de la charca, detener el proceso de degradación y eliminar las causas que lo han originado". ¿Cómo? En eso está el debate.

Proyecto gigante Mose

Antes del verano, el gobierno de Silvio Berlusconi aprobó un proyecto especial para Venecia: Proyecto Mose. Según esto, para evitar la influencia de las mareas, se realizarán tres diques gigantes en las tres entradas del Adriático a Venecia.

La idea del proyecto Mose es antigua, se presentó por primera vez en 1980. Desde el principio provocó un debate, por lo que hasta ahora no se ha aprobado. El debate también se debe a la aprobación, pero argumentando que la situación actual de Venecia es peor que hace 20 años, tanto el Gobierno italiano como las autoridades venecianas han puesto en marcha el proyecto.

Los diques se construirán en las entradas de Malamocco, Chioggia y Lido. Serán móviles y articulados y se pondrán en marcha cuando el nivel normal del agua suba un metro y diez centímetros. Por lo tanto, normalmente estarán sumergidas en la confluencia de las aguas de la charca con las de la mar y sólo se levantarán cuando sea necesario, cuando la marea supere los 1,10 metros. En este caso, los 79 muros de contención que forman los diques saldrán sumergidos formando una barrera. Para levantarse se utilizará el sistema hidráulico submarino.

Cada uno de los muros de contención tendrá una anchura de 20 metros, una altura de 30 metros y una profundidad de 5 metros. Se instalarán 18 de este tipo en la entrada de Chiogia, una barrera de 360 metros, 20 en la de Malamocco, una barrera de 400 metros, y 41 en la de Lido, una barrera de 820 metros de longitud. El impacto visual de estas barreras no puede negarse, pero los ecologistas consideran que los daños serán más que estéticos...

En italiano Mose significa Moisés, el hombre que en el relato de la Biblia llevó a los israelíes a través del mar. El nombre es una casualidad, porque ese Mose es la abreviatura del proyecto Modulo Sperimentale Elettromeccanico. Hay que ver si este Mose puede salvar a los venecianos.

Se estima que para la realización del proyecto se necesitarán unos 10 años, 10.000 trabajadores y 400.000 euros.

Técnica antigua de construcción

IX. A principios del siglo XX, cuando se inició la construcción de Venecia, el propio entorno y la escasez de recursos marcaron completamente la forma de construir, al tener que recurrir a una técnica especial. Los pilotes y el ladrillo son una característica evidente de la arquitectura de la época. Los pilotes se utilizaron para reforzar la capacidad de carga de la tierra, mientras que los ladrillos se emplearon para construir construcciones ligeras de poco peso.

Los pelotaris se hacían con aristas, alisos o matorrales. Al existir arena y barro en el fondo de la charca, los pilotes metidos en la arcilla formaban la base para los edificios. Eran maderas de 2 a 4 metros colocadas en espiral o en círculo. Sobre esta base se construía un tablado de madera y luego el propio edificio.

Aunque el uso de pilotes era normal, dadas las características del suelo se buscaba la ligereza de los edificios. Por tanto, los edificios no podían ser de gran tamaño, los muros de mampostería debían ser finos y la capacidad de las vigas de madera debía ser muy precisa. El hecho de que la Tierra fuera móvil también llevó a los venecianos a una separación clara en el material. Los materiales, piedras y ladrillos resistentes a la compresión se colocaron en las estructuras verticales de los edificios; los que soportaban la flexibilidad, las maderas, en decúbito, en suelos.

El ladrillo nunca se colocaba en el exterior de los edificios para evitar el contacto del agua del mar. Si el agua penetrase por los poros de los ladrillos, al evaporarse, la sal se convertiría en cristal. En consecuencia, los ladrillos tendrían un mayor volumen, aumentarían la presión y se crearían fisuras. Así, la parte de la estructura que los constructores deben permanecer sumergida fue protegida con materiales hidrófugos, sin poros. Por encima del nivel de la estructura que no llegarían las mareas se colocó el ladrillo.

Inundaciones

Venecia siempre ha sufrido inundaciones, pero no ahora. En los últimos años el número de inundaciones se ha incrementado notablemente, cada vez son más frecuentes y crecientes. Detrás de ello se encuentra la evolución de la naturaleza y la iniciativa humana.

El eustatismo, la subida del nivel del agua del mar, tiene mucho que ver con las inundaciones de Venecia. Cada año el agua asciende aproximadamente 6 milímetros más arriba. Otro de los problemas que tiene especialmente Venecia es la subsidencia, es decir, el hundimiento de la tierra. Este problema no es nuevo, ya que las tierras de barro y barro han sido siempre afectadas, pero no tan rápido como ahora. Desde que se construyó el nuevo puerto y se construyeron canales accesibles a los petroleros, el hundimiento es mucho más rápido. Al excavarse en las capas freáticas durante la ejecución de las obras se favoreció notablemente el hundimiento. De hecho, en estas obras se construyeron pasos directos al agua sin tener en cuenta el trazado sinuoso del agua.

Todo ello ha provocado un desequilibrio entre el agua de la charca y el agua del mar, que ahora entra más y más rápido. Como consecuencia, la salida de material submarino es mayor y las olas son más fáciles de llegar a la ciudad. Cuando las pleamares provocan inundaciones, el desplazamiento por la ciudad no suele ser fácil, a pesar de que se instalan numerosos pasos. Y la bajamar también hace la suya; como sale más agua de la balsa que antes, muchos de los caminos que utilizan los botes para transportar gente se quedan sin agua y mucha gente sin moverse. En esos momentos el olor tampoco suele ser dulce.

Decadencia de Venecia

  • La transparencia del agua se ha reducido en un 60% entre 1930 y 2000, a menudo va marrón marrón. Como no tienen luz, muchos animales y plantas submarinas han desaparecido. En el año 2000 sólo se encontraron el 80% de los animales identificados en 1930, mientras que las plantas apenas se encontraron la mitad.
  • En 1950 la ciudad tenía 175.000 habitantes. En 1966 residían en Venecia 121.000 personas. En 1997 sólo eran 67.000, siendo la cuarta parte mayores de 65 años.
  • Se estima que cada año se pierden 260.000 horas de trabajo por las inundaciones, unos 60 millones de euros.
  • En noviembre de 1966 se produjo una gran inundación, alcanzándose una altura de 1,20 metros en la misma plaza de San Marcos. Se dañaron muchas obras de arte y 5.000 personas se quedaron sin vivienda veneciana.
  • Venecia está formada por 118 islotes, unidos por 160 canales.
  • La laguna tiene una longitud de 50 kilómetros y una anchura de 15 kilómetros, con una superficie de 551 kilómetros cuadrados. En realidad, la profundidad de la charca no supera los dos metros.
  • En invierno la ciudad está muerta, hay barrios completamente vacíos, pero sigue siendo un lugar muy atractivo para el turismo. 15 millones de personas visitaron la ciudad de los canales el año pasado.

Publicado en el apartado D2 de Deia.