Oppenheimer desconocido

1985/12/01 Barandiaran, Mariaje | Irazabalbeitia, Inaki - kimikaria eta zientzia-dibulgatzaileaElhuyar Fundazioa Iturria: Elhuyar aldizkaria

Si el lector escucha al físico Oppenheimer, 2. Durante la Guerra Mundial piensa que Robert Oppenheimer, director del Laboratorio de Los Alamos, lugar donde se desarrolló la Bomba atómica. No se le ocurrirá en absoluto que exista un físico llamado Frank Oppenheimer, aunque creemos que su aportación a la evolución de la ciencia ha sido al menos tan buena y profunda como la de Robert. En este artículo hablaremos de Frank Oppenheimer, un hermano casi desconocido de Robert que merece la pena.

Primeros años

Frank Oppenheimer nació en Nueva York en 1912, 8 años más joven que Robert. De joven repartía su tiempo entre caballo, navegación a vela y flauta.

Figura : Frank Oppenheimer.

Cuando en 1933 se graduó en la Johns Hopkins University se dirigió a Europa. Primero trabajó junto a Rutherford en Cambridge, después fue a Firence al Instituto di Arcetri. En la Galería di Uf> pasó mucho tiempo disfrutando de sus maravillosas obras de arte. Allí surgió un profundo amor por el arte.

Volviendo a Norteamérica a finales de la década de 1930, formó un doctorado de cuatro años en el Instituto Tecnológico de California. Además, se encontró con la alumna de Berkeley Jacquenette Quann y se casó con ella. Ambos a la vez se afiliaron al ramal de Pasadena del Partido Comunista. Este hecho, como veremos más adelante, marcaba su vida.

Enseguida, Ernest O fue inventor del cicllotón. Empezó a trabajar en el laboratorio de Lawrence, en Berkeley. Su trabajo consistió en la separación de isótopos uránicos por electromagnetismo. Este trabajo le abrió las puertas de su posterior trabajo, ayudándole en la construcción de la primera bomba atómica. Aunque primero trabajó en Oak Ridge, pronto fue transferido a "Los Alamos", que dirigía su hermano. También pudo ver la primera explosión atómica.

Problemas políticos

Para la construcción de la bomba atómica trabajaron en el proyecto Manhattan Project, como muchos otros científicos, y posteriormente se enfrentó a ella con entusiasmo. Esta valiente actitud agravó sus problemas políticos.

En Estados Unidos es conocida la cruel anticomunista que se inició tras la guerra. De la mano del Senador McCarthy se procedió a la caza de brujas y se le acusaba de tener posturas antiamericanas y de desmantelar América. En esta época negra y oscura de McCarthy muchos hombres de la cultura fueron perseguidos e investigados, además de rabia ( Charles Chaplin, el propio Einstein, Joseph Losey, etc.).

Entre ellos se encuentran los hermanos Oppenheimer. Robbert, que no tuvo una militancia clara por la izquierda, sufrió un pequeño castigo, le prohibieron examinar los documentos clasificados. Sin embargo, Frank recibió un duro castigo debido a la famosa militancia comunista. El castigo se agravó porque su ex compañero no quiso denunciarlo. No fue procesado pero recibió el castigo de otra manera.

En aquella época fue profesor y violado de la Universidad de Minnesota quien abandonó su trabajo e investigación. Estaba terminada como su carrera física experimental, ya que se le cerraron las puertas de otras universidades.

Ganadero en Colorado

Con este triste suceso la vida de los Oppenheimer cambió radicalmente. Abandonaron el torbellino del mundo moderno y se trasladaron como ganaderos al Pagosa Spring de Colorado, situado a 2.000 metros de altitud. Empezaron con 200 vacas y terneras y en palabras de Frank "Nos convertimos en obstetricista". Los inviernos de Pagosa Spring eran duros, agravados por el aislamiento.

Sin embargo, no pudo librarse de la persecución del FBI; la gente del pueblo se preguntaba a menudo por las cosas del Oppenheimer y además el cartero del pueblo debía tomar nota de los destinatarios y remitentes de las cartas enviadas y recibidas por Oppenheimer.

El carácter abierto de Oppenheimer consiguió romper la desconfianza de sus conciudadanos. De esta forma se convirtió en presidente de la compañía telefónica, -con 13 suscriptores, en presidente de la comisión de conservación de la tierra y en representante de la asociación de ganaderos. Más tarde surgió la necesidad de un profesor de ciencias escolares de Pagosa Springs. Profitiendo esta opción Oppenheimer le agarró y se reincorporó a la enseñanza. 10 años después de su envío desde la Universidad de Minnesota.

De nuevo en la universidad

En aquella época nació la nueva era de los satélites artificiales. Los soviéticos acabaron de lanzar el Sputnik y en Estados Unidos se sembró el pánico de que los soviéticos podían ser más que los americanos. Eran necesarios buenos profesores científicos y cualificados. Al ser uno de estos Frank Oppenheimer se abrieron las puertas de la universidad. De forma indirecta, para impartir un curso de formación del profesorado, en principio pero en su totalidad. Fue nombrado profesor de física de la Universidad de Colorado.

El regreso a la universidad le llevó a descubrir un problema peligroso, que el vacío que se estaba extendiendo entre científicos y gente de la calle era cada vez más amplio.

De nuevo en Europa

En 1965 vuelve a Europa con una beca a la University College de Londres. Durante esta estancia tuvo la oportunidad de visitar tres museos que le dieron una impresión eficaz. La conclusión fue que América necesitaba nuevos museos. En el Science Museum de Kensington, en Inglaterra, los niños podían cambiar y jugar con él. En el Palais de la Decouverte de París los escolares enseñaban y explicaban lo que habían enseñado. Oppenheimer impresionó el grado de participación del profesorado escolar en el Deutsches Museum de München.

Nueva visión sobre los museos de ciencia

Figura : Al igual que en otros lugares, las vísceras del Exploratorium se muestran. El taller ocupa el espacio central del hall entre otras muestras. Es uno de los atractivos del museo durante su trabajo. Todo se hace y se arregla.

Cuando volvió a América empezó atreviendo todo lo visto. Pensó que los museos en general y los museos de Ciencias en particular, más que ser un escaparate para acumular cosas con poco sentido, debían ser un agente que preocupe al visitante. No sólo debían ser lugares para mostrar los avances de la ciencia, que contribuirían a sostener esa actitud casi mística de la gente de la calle hacia la ciencia, sino que ayudarían a acercar al visitante al conocimiento de los fundamentos de la ciencia. Pensó que ese vacío cada vez más generalizado entre los científicos y la gente de la calle que él descubrió, podía ser un buen camino para empezar a cerrarlo.

El Exploratorium, que se inauguró en San Francisco en 1969, es el hijo de estas ideas. Es un museo que quiere provocar la exploración. (Ver combo). Aunque el Museo se inauguró sin aplauso, en la actualidad supera los 500.000 visitantes anuales y ha sido copiado por todo el mundo. El museo es amplio y abierto, con el fin de facilitar al público el contacto más directo con lo que se expone en el museo. En esta ruta, por ejemplo, se puede obtener una tarjeta de entrada válida para seis meses.

Frank Oppenheimer no podrá pasear más por las salas del Exploratorium, mirando lo que los visitantes, sobre todo los niños, exploran y disfrutando de sus éxitos. Un mal cáncer de pulmón le llevó para siempre a los campos de caza de buenas personas en los primeros días del año.

En una entrevista realizada hace dos años, Frank Oppenheimer hablaba sobre el fondo y la organización del "Exploratorium". En Hern, transcribiremos parte de esa conversación.

"... Cuando creamos el Exploratorium hace catorce años, nuestro objetivo era eliminar la distancia que separa al hombre y al experto de la calle. Queríamos un vacío que cada vez separa más la vida y la experiencia diaria de cada uno de nosotros de un mundo tan complejo como el de la ciencia y la tecnología. En el Exploratorium, las personas tienen la posibilidad de conocer de cerca algunos aspectos de la cultura que consideran inmaduros. En el Exploratorum queremos que las personas tomen conciencia de lo que son, que pueden entender el mundo, que no están obligadas a inclinarse por las decisiones de los expertos y que las barreras también pueden participar...

...Hemos Ithrado de un sistema de obligaciones que hacen una escuela insostenible para la mayoría, y lo intentamos desde lejos con alguna nota o castigo (No a quien tiene Intzari. Una de nuestras reglas es poner en valor al visitante en un juicio o en una situación de competición...

...Con el fin de mantener esa libertad, hemos realizado nuestras sesiones de manera que podamos utilizarlas de forma múltiple. Los módulos relacionados con una sola acción se cuentan con los dedos de un sku...

...Nuestro papel es el de aquella buena agencia turística. Ofrecemos a nuestros clientes los recursos necesarios, tanto conceptuales como instrumentales, para que puedan utilizar I de una manera cómoda lo que otros descubrieron con gran esfuerzo. Por eso, una vez más, estamos en una situación de superioridad con la institución de la escuela. Una clase tiene que empezar en un punto y terminar en otro: hay que cumplir un programa. Así, el turismo propuesto en la escuela en los trenes de las líneas de aire acondicionado, en los que ni siquiera el lehwtil puede estar abierto de un lado a otro con la única intención de no perder el siguiente enlace, es similar al realizado. El turismo inteligente, aunque también el más agradable, se basa en ti: en tomarlo con calma. al disfrutar de la libertad de explorar más de este lugar al pasear, al no tener prejuicios de retroceder más tarde, al negarse, al palpar. al sentir las cosas encontradas...

...La mayoría de los museos recurren a artistas limitando su actividad a la arquitectura interior, la decoración y el diseño. Nosotros hemos tomado una visión totalmente diferente. Estoy convencido de que las actividades artísticas tienen mucho que ver con las científicas: ambas tienen su origen en la observación de la naturaleza y a partir de ella crean descripciones coherentes y ¿Símbolos complementarios. Nada de esto puede ser descartado para una verdadera comprensión de la naturaleza. Precisamente por eso, dispuesta a colaborar con todos los artistas que tienen responsabilidades estéticas que se acercan a nuestras armas científicas, el ejemplo más conocido de este tipo de colaboración, y quizás uno de los más espectaculares, es el luminoso cuadro de "pintura solar", ideado por Robert Miller.

El artista, a modo de paleta, ha utilizado una gradación totalmente sutil de los colores creados por la luz solar descompuesta por una serie de prismas. El dibujo se obtiene mediante espejos. Cuando el sol dispara el efecto es sorprendente y el visitante puede ocultarlo húmedo voluntariamente. Creo que esta "Pintura solar" es una característica del Exploratorium: a su vez es una obra de arte y una presentación científica de fenómenos de reflexión y refracción..."