Kopernik, Mikolaj

1995/08/02 Azkune Mendia, Iñaki - Elhuyar Fundazioa | Kaltzada, Pili - Elhuyar Zientziaren Komunikazioa

(1473-1543)

Este astrónomo polaco nació el 19 de febrero de 1473 en Torun. Tras la muerte de su padre, siendo joven Copérnico, cursó sus estudios a cargo de su tío obispo. En Cracovia comenzó a estudiar matemáticas y dibujo hasta que en 1496 se trasladó a Italia. Allí pasó la temporada de Bolonia y Padua hasta 1503, estudiando medicina, derecho canónico y astronomía.

En el ambiente italiano los sabores cuestionaban los modelos tradicionales del universo. En el modelo de Hiparko y Ptolomeo, por ejemplo, los cuerpos celestes giraban alrededor de la Tierra según las complejas leyes. Pero a pesar de ser expresiones matemáticas, el modelo no servía para predecir la posición de los planetas. Las tablas del rey Alfonso X fueron las mejores en los siglos anteriores. Johan Müller Regio montanus introdujo correcciones a las tablas, pero sólo eran útiles en cierta medida.

En opinión de Copérnic, las tablas para predecir la posición de los planetas podían calcularse mejor tomando el Sol como centro del universo. Por lo tanto, había que considerar que la Tierra estaba girando alrededor del Sol como todos los demás planetas.

La verdad es que esa idea no era nueva. Aristarco, por ejemplo, ya había lanzado esta idea en la antigüedad y Nicolás de Cusa también hace unos años.

Sin embargo, Kopernik, además de aportar la idea, desarrolló todo el sistema matemático para calcular la situación de los planetas a partir de esta idea. Para ello, parece que Copérnico no estuvo mucho tiempo mirando al cielo, ya que no dominaba el campo de las observaciones astronómicas. Dicen que nunca vio el planeta Mercurio, más cercano al Sol.

El sistema de Copérnic resolvía muchos problemas en el movimiento de los planetas. En el nuevo sistema, las órbitas de Mercurio y Venus no se alejaban más de una determinada distancia del Sol vista desde la Tierra, ya que ambos planetas estaban más cerca del Sol que la Tierra. Por otro lado, la Tierra giraba a una órbita menor que Martitz, Júpiter y Saturno, por lo que se adelantaba a estos últimos, que parecían retroceder en el espacio.

Además, la precesión de los equinoccios descubiertos por Hiparco podía explicarse de otra manera. La esfera celeste completa no tenía que girar en el sistema de Copérnico. La Tierra era la que giraba sobre su eje y el propio eje describía dos superficies cónicas alrededor de su centro.

Para Copérnik, las esferas celestes estaban muy alejadas de la Tierra y su posición no afectó al movimiento de la Tierra. Por ello, el sistema de Copérnic no sólo servía para calcular las posiciones de los planetas, sino también para calcular lo que tienen ahora mismo (también para calcular lo que tiene la Tierra).

No obstante, se producían algunos problemas debido a que Copérnic consideraba círculos las órbitas de los planetas y a que los problemas mencionados se consideraban elípticas medio siglo después, que Kepler resolvería.

Copérnico elaboró un libro en el que expresaba todo su sistema, pero no se atrevió a publicarlo porque pensaba que la Tierra tenía movimiento.

En 1503 regresó a Polonia y nombró a su tío como obispo celo canónigo en la catedral de Frauenburgo. Pero no se ordenó sacerdote. Fue médico de su tío y también trabajó en la administración (sobre todo tras la muerte de su tío).

Mientras tanto, resumió sus ideas en un manuscrito llamado Commentariolus y tuvo una gran estima entre los sabores europeos. El matemático Rheticus le pidió a Koperniki que publicara su libro. Rheticus se ofreció para supervisar y peinar el libro.

Por desgracia, Rheticus tuvo que abandonar la ciudad y dejar el libro a un pastor luterano para que lo repasara. Luther no se mostró partidario de las ideas de Copérnic y el pastor luterano puso el prólogo al libro, afirmando que la doctrina de Copérnic no alteraba nada las teorías ya existentes. Decía que las tablas de los planetas sólo servían para facilitar su uso.

Este prólogo hizo perder el valor al libro y la lama de Copérnic se tambaleó durante muchos años al creer que el prólogo había sido realizado por él (Kepler, en 1609, aclaró de quién era el prólogo).

El libro de Copérnic se publicó en 1543 y se dice que el día de su muerte le enseñaron su primer número. Murió en Frauenburg (ahora Frombork) el 24 de mayo de 1543.