¡Y zast!

2007/09/01 Kortabitarte Egiguren, Irati - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Aparecen con calor y se ocultan con frío. Esta es una de las características más llamativas de los mosquitos. Otra característica es su punción. Y no en cualquier caso. Tras analizar lo que tienen delante, eligen lo que puede ser el mejor para ellos y le pican.
¡Y zast!
01/09/2007 | Kortabitarte Egiguren, Irati | Elhuyar Zientzia Komunikazioa
(Foto: J. Gathany/CDC)

Con el enfriamiento de las temperaturas, el riesgo de que lleguen los mosquitos desaparece. Para la felicidad de muchos. Al menos para la felicidad de quien recibe todas las punciones. Es decir, para la felicidad de quien tiene sangre dulce. Es una frase que se escucha a menudo: "tendrás sangre dulce porque todos van a ti".

Otros señalan que la presencia de sangre tipo O aumenta el riesgo de pinchazos. Sin embargo, esta relación entre el tipo de sangre y las picaduras aún no ha sido comprobada.

Es evidente que en un grupo siempre hay alguien que sufre más pinchazos de mosquito que el resto. ¿Qué tiene eso para atraer tanto la mosquita? ¿Y qué tienen los demás --sin miedo, tranquilos, vividos- para no tener picaduras de mosquito?

El olor como fuente de alimento

Para hacer la distinción, los mosquitos utilizan primero el olfato. Cada vez que respiramos, el dióxido de carbono y otras sustancias con olor pasan al aire. Este aire se mueve y se aleja, y los mosquitos arden ese aire. Aunque se alejara a 50 kilómetros, los mosquitos serían capaces de oler. Se puede decir que cada vez que respiramos estamos informando al mosquito de nuestra cercanía.

Este saco especial recoge los olores característicos de cada persona.
Rothamsted Research

Cuando los mosquitos olían el aire, lo hacen inmediatamente, ya que saben que el olor es el origen del alimento. Para llegar hasta el origen del olor siguen la corriente del aire. Una vez llegados utilizan no sólo el olfato, sino también la vista y el calor de los cuerpos. Estas tres variables determinan la posibilidad de realizar una punción u otra.

En la inspiración, por un lado, pero también en la sudoración, el cuerpo expulsa compuestos de diversos olores. Y esos también atraen a los mosquitos. Por ejemplo, según algunos expertos, el mosquito atrae al ácido láctico que expulsamos como sudor de los poros de la piel.

Según otros estudios, la proteína Ag0r1 incita a varias especies de mosquitos. Esta proteína es activa por el metilfenol-4, responsable del olor a sudor humano. Además, la mayor parte de las punciones se producen en las partes del cuerpo que más sudoración produce.

Parece que también existe una relación directa entre una bacteria y las picaduras de mosquitos que ayudan a la fermentación de distintos tipos de queso. Esta bacteria está en el sudor.

En definitiva, todos creamos una mezcla de olores en nuestro cuerpo. Esta mezcla varía de una persona a otra y el número de pinchazos es, sin duda, variable.

A la vuelta de las excursiones siempre hay alguien que ha recibido muchos más pinchazos que el resto.
MEC

Selección 'Víctimas'

Investigadores de la Universidad de Florida han identificado los criterios utilizados por los mosquitos para la selección de víctimas. De entre todas las opciones, los mosquitos siempre seleccionan a personas o animales con signos de las sustancias más atractivas. Estas sustancias son muy diferentes. Pueden ser sustancias naturales producidas por el propio cuerpo y eliminadas por la piel, o productos creados artificialmente por el propio ser humano, como los cosméticos.

Asimismo, en el Centro de Investigación Agraria Rothamsted Research se está trabajando en el estudio de los olores que produce nuestro cuerpo e investigan cuáles son atractivos y asquerosos para los mosquitos. Para ello, han metido a varios voluntarios en un saco de dormir especial. Este saco especial recoge los olores característicos de cada persona, acompañados de la presión. Este montón de vapores se separa posteriormente mediante la técnica de cromatografía de gases. La cromatografía de gases es una técnica habitual entre los químicos. De hecho, con pequeñas cantidades, es capaz de diferenciar los elementos de una mezcla.

Tras esta separación cromatográfica, los compuestos separados son sometidos a las antenas de insectos. Estas antenas están conectadas a varios microelectrodos. Su función es medir la respuesta electrofisiológica de los insectos para saber si son o no sensibles a estos compuestos. Finalmente, en el espectrómetro de masas se identifican estos compuestos.

Larvas de mosquitos del género Culex.
J. Gathany/CDC

En estos estudios han comprobado que los afortunados que no reciben las picaduras de los mosquitos producen moléculas que son asquerosas para los mosquitos. Por lo tanto, al igual que las sustancias que hacen del propio cuerpo atractivo para los mosquitos, también hay sustancias que les dan asco, como los medicamentos utilizados para combatir el colesterol o la hipertensión. Los mosquitos necesitan obligatoriamente colesterol y vitamina B, pero no son capaces de producir por sí mismos, por lo que aprecian mucho a las personas que son ricas tanto en colesterol como en vitamina B.

Trabajar con estas moléculas puede producir en el futuro algún producto para ahuyentar a los mosquitos. Y en ese sentido, los resultados de este tipo de investigaciones pueden ayudar a desarrollar estrategias para protegerse de los ataques del mosquito Anopheles, por ejemplo. Este mosquito es peligroso porque transmite malaria. De hecho, además de ser punzantes, los mosquitos pueden ser conductores de enfermedades, pero en general, menos de lo que se cree. Aproximadamente un millar de mosquitos llevan organismos que pueden causar enfermedades. Sin embargo, aunque la proporción sea baja, es evidente que si se detecta una vía para reducir el número de picaduras, las posibilidades de enfermar disminuirán.

Proteínas imprescindibles

Pero, ¿para qué nos pican los mosquitos? Los mosquitos se alimentan generalmente de néctares. Sin embargo, en la mayoría de las especies, las hembras necesitan proteínas para desarrollar sus huevos, por lo que absorben nuestra sangre. En los machos suele ser suficiente con el néctar y el agua. Por lo tanto, sólo las hembras pinchan.

La hembra presenta una protuberancia llamada probóscide que le permite perforar la piel de los mamíferos y aspirar la sangre. Se puede decir que es como una trompa de elefantes. El probóscide de los mosquitos es muy exigente y casi con un simple contacto con la piel es suficiente para hacer un agujero y absorber la sangre. Es decir, que nos pinchemos. Por eso, a menudo no se nota la punción. Además, han encontrado una sustancia analgésica en la saliva de varias especies de mosquitos, lo que parece que ayuda a no sentir la punción hasta que aparece la respuesta inmunológica. Cuando los mosquitos pinchan, insertan saliva en esa pequeña herida, lo que provoca la inflamación e irritación de la herida.

La mordedura del mosquito Anopheles transmite la malaria. La situación es grave, especialmente en el África Subsahariana.
P. Virot/OMS

A continuación, en estas picaduras de mosquitos ocurre algo parecido al proceso químico que suele ocurrir en las reacciones alérgicas. El sistema inmunológico libera histaminas en las proximidades de la punción, que son las responsables del picor. También se incrementa la zona afectada.

La especie de mosquito más común en Europa es Culex pipiens. Este mosquito no transmite ninguna enfermedad. Y menos mal, igual más de uno piensa. El hábitat de este mosquito se encuentra cerca de zonas húmedas donde se reproduce. Su ciclo de vida es corto, con menos de dos semanas de duración en verano y alrededor de tres semanas en primavera y otoño. Esto se debe a que el metabolismo se acelera mucho a altas temperaturas y se queda dormido cuando la temperatura media es inferior a 15ºC. Una vez terminados los 'trabajos' de verano, volverá pronto a esta situación.

Kortabitarte Egiguren, Irati
Servicios
234
2007
Información
036
Biología; Química
Artículo
Servicios