La jornada organizada por Aranzadi propone medidas para reducir el declive de los anfibios

2020/12/09 Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Ed. Ion Garin Barrio/Aranzadi

La Sociedad de Ciencias Aranzadi organizó los días 16 y 17 de octubre las III Jornadas de Conservación de Anfibios, con el objetivo de identificar las principales amenazas a los anfibios y afinar los procedimientos de seguimiento de poblaciones. Los expertos evidenciaron la necesidad de poner en marcha iniciativas que conjuguen la investigación, la gestión y la divulgación cuanto antes, antes de que sea demasiado tarde.

Los anfibios son el grupo de vertebrados terrestres más amenazado, con más de un tercio de las especies amenazadas. El País Vasco se considera un “punto caliente” a nivel europeo desde el punto de vista de la biodiversidad anfibio, y se ha señalado la necesidad de tomar medidas. En Navarra y la CAPV, por ejemplo, viven 18 especies, la mitad de ellas incluidas en la lista de especies amenazadas.

Rana forestal ibérica. Ed. Ion Garin Barrio/Aranzadi

La principal amenaza de los anfibios es la destrucción o transformación del hábitat, con la que estos vertebrados se encuentran muy dependientes. Entre otras cosas, las plantaciones monoespecíficas de árboles tienen una influencia directa, como el eucalipto que ya se ha convertido en un caso extremo y que se está expandiendo notablemente. También son muy preocupantes las enfermedades emergentes de los anfibios: han eliminado poblaciones y especies enteras, incluso en lugares aparentemente bien conservados. Los principales patógenos son los hongos (quitridios) y los virus del género ranavirus. Recientemente se ha detectado en Cataluña el primer caso de kitridiomicosis de arrabio, por lo que los expertos asistentes a la jornada han llegado a la conclusión de que en la CAPV y Navarra se deberían tomar medidas preventivas para evitar, en la medida de lo posible, la introducción de estas enfermedades. Las medidas generales propuestas son:

> Controlar la venta de especies exóticas de anfibios.

> Poner en marcha protocolos de desinfección eficaces para evitar la propagación del hongo al medio ambiente.

> Realizar campañas divulgativas sobre la problemática de las enfermedades emergentes.

> Revisar periódicamente la presencia de estos patógenos en el medio.

Además, como los anfibios se encuentran en todo el mundo amenazados como grupos, además del seguimiento de las especies ya amenazadas, sería conveniente hacer un seguimiento de las especies comunes. Con ellas se pueden evidenciar descensos de población que no son perceptibles a corto plazo mediante el estudio de especies raras.

Ed. Ion Garin Barrio/Aranzadi

En la jornada también se puso de manifiesto otro problema: el desconocimiento social de los anfibios. Se trata, por tanto, de promover campañas divulgativas sobre los anfibios y su declive, en relación con otras dos cuestiones que actualmente tienen una gran incidencia en los medios de comunicación: la pérdida de biodiversidad y la emergencia climática. Según los asistentes a la jornada, las escuelas y los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la transmisión del problema de los anfibios, y éste es el momento de trabajo adecuado, teniendo en cuenta que la sociedad ha comenzado a sensibilizarse ante la crisis eco-social.

Las principales conclusiones de la jornada son:

> Es necesario apostar por el conocimiento y por la ciencia.

> Es significativo el desconocimiento sobre el estado de las poblaciones de anfibios en la CAPV. El seguimiento de estas poblaciones a largo plazo es imprescindible para conocer su evolución y detectar amenazas.

> Prestar más atención a las especies con mayor categoría de amenazas. Sin embargo, las especies más comunes y numerosas pueden dar a conocer a largo plazo el declive global de los anfibios o la aparición de enfermedades. Sin ellas, difícilmente se detectarán.

> Vigilar la posible aparición de enfermedades emergentes y la posible afección de los plaguicidas al medio natural, organizando seguimientos específicos.

> Algunos hábitats, como los medios agrícolas tradicionales, son adecuados y necesarios para la conservación de algunas especies, mientras que los monocultivos de especies exóticas como los eucaliptos, a pesar de su aspecto forestal, funcionan como trampas ecológicas.

> Afilar el control sobre las vías de comercialización de anfibios exóticos, tanto en venta directa como a través de internet.

> Procurar educar a la población para evitar la manipulación de los anfibios y evitar su captura (ya sean huevos, renacuajos, jóvenes o adultos).

> Impulsar campañas divulgativas sobre anfibios y su declive, prestando especial atención a la incidencia de los principales factores de amenaza, como la destrucción de hábitats y enfermedades emergentes.

> Para el futuro es fundamental educar en la importancia de los anfibios en las escuelas y en la biodiversidad en general.

> Los medios de comunicación pueden jugar un papel importante en la sensibilización social sobre el problema de los anfibios y la pérdida de biodiversidad.

La organización de la jornada ha puesto a disposición de todos los asistentes los vídeos y conclusiones de las charlas.