June Almeida. Expandiendo los límites del microscopio

2021/03/01 Etxebeste Aduriz, Egoitz - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Ed. Manu Ortega Santos/CC BY-NC-ND

Tyrrell no tenía mucha esperanza. Sabía que era casi imposible, pero también sabía que si alguien lo conseguía, Almeida lo conseguiría. Y lo conseguimos. Las imágenes eran maravillosas. Por primera vez pudieron ver aquellos virus. Cuando se reunieron para hablar del descubrimiento se les puso el nombre de coronavirus.

June Dalziel Hart nació en Glasgow (Escocia) treinta y seis años antes, en 1930. A pesar de ser un alumno brillante, sus padres no tenían dinero para pagar sus estudios universitarios y no tuvo más remedio que empezar a trabajar a los 16 años. Se incorpora como técnico de laboratorio en el hospital Glasgow Royal Infirmary. Se dedicó a la histopatología, es decir, al estudio microscópico de muestras textiles de pacientes. Posteriormente se trasladó a Londres, al hospital St. Bartholomew’s y continuó con el mismo trabajo. Le encantaba trabajar en el microscopio.

En 1954 se casó con el artista venezolano Enrique Almeida y a partir de entonces June Almeida, incluso tras su divorcio. Ese mismo año viajaron a Canadá, donde también encontró la manera de seguir mirando al microscopio. De hecho, en el nuevo Instituto de Cáncer de Ontario se buscaba un técnico de microscopio electrónico. Allí trabajó durante diez años.

En Canadá, a pesar de no tener formación académica, tuvo la oportunidad de desarrollarse como investigador. Y dejó claro que era un investigador brillante. Demostró que la técnica de teñido negativo podía ser muy útil para el estudio de diversas muestras biológicas. La muestra se teñe con una sustancia opaca para los electrones (Almeida usaba ácido fosfowolfrámico), lo que permite una visualización mucho más clara, como neuronas y virus.

A esta técnica se añadió Almeida, creada en la década de 1940, que no se desarrolló hasta que Almeida refinó la técnica: el uso de anticuerpos para la asociación de virus y facilitar así su visualización al microscopio. En un trabajo publicado en 1963 demostró que la utilización conjunta de ambas técnicas era muy útil para detectar y ver la estructura de los virus.

En 1964, el microbiólogo Tony Waterson, consciente de que el trabajo de Almeida era puntero, le ofreció incorporarse a su equipo de investigación en el prestigioso hospital St. Thomas’s de Londres (hoy King’s College). Así volvió a Londres. Empezó a trabajar con el virus de la hepatitis B y el virus del resfriado. Y siguió afinando la técnica de los anticuerpos. Con su trabajo en Ontario y St. Thomas’s, Almeida también obtuvo el doctorado.

En 1966 Waterson y Almeida comienzan a colaborar con el médico David Tyrrell. Tyrrell, director de la Unidad de Resfriado (Common Cold Unit, una unidad del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido). Para investigar el resfriado, cada quince días, recibían 30 voluntarios. Para atraer al voluntariado se anunciaba en periódicos y revistas como una oportunidad para pasar unas vacaciones diferentes y se les ofrecía un poco de dinero. Se infectaban con virus que creían que podían causar resfriados y debían estar en pequeños grupos aislados durante 10 días al sur de Salisbury.

Ed. Manu Ortega Santos/CC BY-NC-ND

El equipo de Tyrrell trataba de cultivar estos virus en el laboratorio, en cultivos celulares, para evitar el uso de voluntarios. Y con la mayoría de los virus estaban obteniendo buenos resultados, pero había uno que llamaron B814, que en ningún caso conseguían replicarse en las células. Por las pruebas que se llevaron a cabo, tenían claro que era un virus que provocaba los síntomas del resfriado al infectar a los voluntarios. Debían conseguir una cierta detección del virus.

Tyrrell había oído que Almeida estaba ampliando el alcance del microscopio electrónico a nuevos límites. Y cuando le puso el reto sobre la mesa, Almeida le dijo que sí, que él conseguiría encontrar ese virus.

Tyrrell estaba pesimista. Sabía que todos los expertos así lo decían, sin purificar y concentrar el virus era casi imposible verlo al microscopio. Pero no perderían nada por intentarlo. Se enviaron varias muestras a Almeida: El del B814, que conocían bien a otros dos: el de la gripe y el del herpes.

“Superó todas nuestras expectativas. Identificó los conocidos virus y sus imágenes mostraban maravillosamente su estructura —escribiría Tyrrell en su libro Cold Wars—, pero, lo que es más importante, también vio los virus de la muestra B814”.

Almeida pronto se dio cuenta de que estos virus se parecían mucho a otros que había visto antes: la bronquitis de las gallinas y la hepatitis de los ratones. No aceptaron el artículo sobre ellos, argumentando que no eran más que imágenes malas del virus de la gripe. Pero ahora Almeida tenía muy claro que aquellos que entonces eran otro tipo de virus y ahora.

Almeida, Waterson y Tyrrell se reunieron en la oficina de Waterson para analizar los resultados obtenidos por Almeida. “Estábamos seguros de que era un nuevo tipo de virus”, escribiría Tyrrell. “Nos fijamos en la apariencia y nos dimos cuenta de que los virus tenían una especie de halo alrededor. En el léxico latino aparece el corona. Así nació la palabra coronavirus”.

Almeida también obtuvo las primeras imágenes del virus de la rubéola. Y uno de sus principales descubrimientos fue descubrir que el virus de la hepatitis B tiene dos componentes. Aunque en 1985 abandonó la ciencia para dedicarse a otras tareas, su hija escribiría “no pudo dejar nunca la microscopía electrónica”. Y a finales de los 80 vuelve a St. Thomas como asesor. Con su inestimable ayuda obtuvieron las primeras imágenes del virus del sida, el VIH.