Informática para llevar

2012/12/01 Leturia Azkarate, Igor - Informatikaria eta ikertzaileaElhuyar Hizkuntza eta Teknologia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Llevamos ya varios años en la parte informática. Porque los smartphones, tablets, lectores e-book, cámaras de fotos digitales y otros dispositivos electrónicos que hoy en día llevamos con nosotros a cualquier sitio son auténticos ordenadores. En los próximos años, sin embargo, va a dar un paso más allá: pasaremos de llevar a la parte informática a llevarla vestida, con la tendencia llamada wearable computing.
Un prototipo de gafas Project Glass de Google. Ed. © Project Glass de Google

Wearable computing significa informática para llevar vestido o vestido. Estos nuevos ordenadores los llevaremos en la propia ropa o como accesorios para vestir (gafas, relojes...). Los prototipos y anuncios de este tipo ya han comenzado a mostrarse y algún dispositivo ya existe en el mercado.

Gafas inteligentes

Quizá el más conocido es el Project Glass de Google. Estas gafas aún en desarrollo atrajeron la atención del mundo tecnológico cuando fueron presentadas en abril como conceptos. El dispositivo que quieran hacer proyectaría en el cristal la información que en cada momento nos puede servir (nuestra agenda, las instrucciones para llegar a donde vamos, el tiempo que va a hacer, etc.) utilizando diferentes fuentes de información como nuestra posición, orientación, conexión a Internet o conocimiento de imágenes. Además, tendría la capacidad de conocer las órdenes dadas a través de la voz y de llevar a cabo acciones en función de las mismas: enviar e-mails, buscar información en Internet o realizar compras...

El vídeo de este concepto es realmente espectacular y no es ciencia ficción. Porque cualquier smartphon puede hacer estas cosas. Todos tienen la capacidad de mostrar la realidad aumentada (esto es añadir información a la imagen que toma la cámara, como os contamos hace tres años), ya que tienen GPS, brújula y conexión a Internet. Y como os decíamos en el número de enero de este año, también tienen conocimiento de voz. Seguramente el mayor reto será meter toda esta tecnología en unas gafas, sobre todo la batería, ¡se volverán a ver unas gafas con pasta que dejarán pequeñas las de Ruper!

Google ya tiene un prototipo de sus gafas y se dice que las sacarán uno o dos años. Y Microsoft ha recibido recientemente la patente de unas gafas con realidad aumentada. Por otra parte, en la actualidad existen dispositivos similares para usos y actividades concretas, que al menos realizan algunas de ellas. Por ejemplo, los profesionales del snowboarding utilizan unas gafas de este tipo que no tienen conocimientos de voz, pero sí otras muchas cosas: miden posición, velocidad, altura de salto, etc. y pueden proyectarlas en gafas y enviarlas a otros dispositivos.

Relojes, botones...

Los relojes también van a ser pequeños ordenadores. Desde hace tiempo se utilizan actividades deportivas en las que los relojes son capaces de medir, guardar y pasar al ordenador las estadísticas de distancia, velocidad, etc. Pero cada vez tienen más sensores, más funciones y más capacidades, y se han denominado smartwatch, es decir, relojes inteligentes. Recientemente también se han lanzado relojes con sistema operativo Android para uso habitual como Sony Smartwatch o WIMM One. Estos llevan instaladas varias aplicaciones y se pueden instalar nuevas. Por otro lado, recientemente Google ha patentado la idea de un reloj con realidad aumentada, al que se levanta el cristal y proyecta información adicional sobre lo que vemos en él.

También hay dispositivos cada vez más potentes que tienen un tamaño similar a un botón y que se pueden llevar pegados como un botón (mediante un clip o). El conocido auricular musical iPod Shuffle de Apple es el pionero de estos. Y pronto sacarán a Memoto, un dispositivo muy pequeño que se coloca en el pecho, que automáticamente saca una foto cada 30 segundos y la envía geolocalizada a nuestro ordenador o a un servicio web; sirve para hacer lo que llamamos lifelogging, es decir, para ir guardando el registro de toda nuestra vida y luego poder consultar lo que hicimos en un día o en un lugar determinado.

Interfaces de vestido

Por otro lado, también están extrayendo dispositivos que, sin disponer de ordenadores específicamente, tienen la función de ser interfaces con ellos. Con este tipo de herramientas, como siempre están vestidas, podemos utilizar un dispositivo móvil (smartphone, tablet, etc.) sin tener que sacarlo del bolsillo ni del bolsillo. Por ejemplo, hay unos guantes en el dedo pequeño con micrófono y altavoz en el pulgar y que se conectan con el móvil vía Bluetooth, de forma que imitando el signo que se utiliza para indicar hablar por teléfono hablaríamos realmente. O incluso con diadema para poder manejar los dispositivos con ganas.

La informática ha ido entrando constantemente en nuestra vida cotidiana en los últimos años, pronto formará parte de nuestras prendas y cuerpos. Quizá en el mundo de la moda también los dispositivos informáticos marcarán las tendencias, y las últimas novedades de Google y Apple serán las que más esperan, no sólo en el mundo de la tecnología, sino también en la pasarela Cibeles!