Mariscos y enfermedades

2000/01/01 Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

La gente a la que le gusta comer ostras está de enhorabuena porque se ha inventado un mejor test capaz de detectar las enfermedades que pueden causar. Las ostras filtran a diario cientos de litros de agua y si filtran restos de aguas residuales, pueden atrapar virus que pueden causar enfermedades a los seres humanos. El número de virus necesario para provocar la enfermedad es tan reducido que es muy difícil detectarlos.

Además, las ostras contienen compuestos naturales que inhiben la reacción de polimerasa, lo que dificulta más la búsqueda de virus, ya que esta reacción se utiliza para generar cantidades de virus capaces de provocar y detectar la proliferación de cadenas de ADN y ARN de los virus. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte han encontrado la forma de solucionar el problema: extirpan los inhibidores naturales de las ostras mediante el test inventado. El test ha dado buenos resultados en las pruebas realizadas.

El siguiente paso es mejorar la técnica y, si se consigue, tendremos un método que asegure que las ostras contaminadas no llegan al mercado.