SIDA en busca de un poco de luz

1986/02/01 Agirre, Jabier - Medikua eta OEEko kidea Iturria: Elhuyar aldizkaria

SIDA o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. ¿Qué se esconde bajo estas cuatro terribles letras? ¿Una nueva epidemia provocada por el enredo loco y confundido que lleva la sociedad actual? ¿O la pena apocalíptica que se nos ha enviado desde el cielo? O, como hemos tenido ocasión de oír a última hora, ¿es una enfermedad dispersa por CIA en los programas de desarrollo de su guerra bacteriológica? En los últimos meses hemos tenido la oportunidad de leer este tipo de noticias y comentarios, y de aburrirnos de otro más atrevido o indiferente. Al igual que en el Abestigint se denomina "Canción del verano", si se hiciera lo mismo con las enfermedades, sin duda el título habría sido adquirido por el SIDA en 1985. Es más, el conocido actor Rock Hudson, se enteró desde el mismo momento de que murió afectado por esta lacra y se extendió rápidamente por todos los medios de comunicación.

Como ya se ha indicado, la información se ha concentrado en este tema. Pero no siempre ha sido una información adecuada y correcta. En torno a este problema, el sensacionalismo y el morbo se han dicho y escrito disparatadas barbaridades. Por eso, como decíamos en el título de este trabajo, en Samalda, intentaré buscar un poco de luz en esa pila de información que nos ha atacado de todos los comunicados y ofrecérselo a ti, al lector.

Vamos paso a paso. Empecemos desde el principio. Analizar qué significa el nombre. Como características diferenciadoras del SIDA o Sindorma de Inmunidad Adquirida, mencionaremos dos:

    Ser recibido, es decir, nacido en cualquier momento de la vida postnatal. Existen otras inmunodeficiencias que denominamos CONGÉNITAS.
  • Nuestro sistema de inmunidad, es decir, el sistema que nuestro cuerpo tiene para protegerse de los ataques externos, está afectado y no funciona correctamente. Como consecuencia de ello, la persona sufre enfermedades que generalmente no sufre y se encuentra prácticamente sin protección ante ataques externos.

Un poco de historia

Sistema inmunológico normal:

  1. Cuando el virus entra en un cuerpo sano, es descubierto por los macrófagos.
  2. Los linfocitos T se reproducen en muchos tipos de células.
  3. Proliferan las células B y crean anticuerpos que atacan y matan el virus invasor.

Los primeros casos de este síndrome se describieron el 5 de junio de 1981: 5 jóvenes, homosexuales activos, fueron diagnosticados con el yuxtaposición bacteriana Neumocystes carinii, pero al mismo tiempo se observó que presentaban otras infecciones y que su sistema inmunológico era poco adecuado.

En los meses posteriores aparecieron nuevos casos, no sólo en los homosexuales, sino también en los drogadictos jóvenes, especialmente en los heroinómanos), así como en otras personas no incluidas en los dos grupos anteriores: hemofílicos, haitianos, etc.

La enfermedad apareció principalmente en zonas urbanas y su reproducción inicial fue enorme: 1200 casos hasta mayo de 1983, 2259 hasta septiembre de 1983, unos 8000 casos hasta comienzos de 1985, y según los últimos datos publicados por el Gobierno Vasco las cosas son: Estados Unidos (30.iv-1985) 10. 000 casos, 1 en toda Europa. 226 casos (1985-VI-30), y en la Comunidad Autónoma del País Vasco, el 25 de Septiembre de 1985 se pueden dar 6 casos seguros, 4 en Gipuzkoa y 2 en Bizkaia.

Como se puede observar, aunque las cifras son grandes, no son tan trágicas. Pensemos que cualquier fin de semana mueren más personas por accidentes de coche, y no digamos las enormes tasas de mortalidad por cáncer, enfermedad de las arterias cardiacas, alcoholismo, etc.

¿Por qué hay tanto sonido, tanto ruido? ¿Cuál es la causa de esta enfermedad tan importante? ¿Qué ha movido los medios de comunicación y la organización sanitaria por un lado para conseguir el dominio y prestigio que ha adquirido esta enfermedad?

¿Cómo surge la enfermedad?

Sarcoma de Kaposi, signo clínico del SIDA.

Parece que hoy en día está claro que el causante de la enfermedad es un virus llamado LAV (Lymphadenopaty-associated virus) u otros HTLV-III (Humas T-lymphotropic virus type III). Pero las teorías que se han dado para explicar la causa de la enfermedad, tanto más curiosas como raras han sido en los últimos meses.

Se sabía que los virus tipo HTLV tenían que ver con ciertas enfermedades humanas (leucemias, linfomas, etc.) Dos grupos de investigadores, uno que trabajaba en el Instituto Pasteur de París, y otro que trabajaba en el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, aislaron un nuevo virus en un enfermo de SIDA y cada grupo de investigadores le dio su propio nombre, el francés LAV y el americano HTLV III. En la actualidad se considera un mismo virus, conocido como LAV/HTLV III. Todas las pruebas posteriores han confirmado este virus como creador de SIDA.

Cuando este virus entra en el cuerpo, se integra en el genoma de la célula huésped (llamada linfocito T, especialmente en las células), provocando la destrucción y la disminución o disminución de estas células. Como estos linfocitos son los máximos responsables de nuestro sistema inmunitario, es fácil comprender que cuando se reducen en número, el cuerpo se queda sin protección o defensa ante ataques externos, por lo que las bacterias y hongos que normalmente no dañan a los seres humanos, pueden provocar grandes matanzas en las personas que se encuentran en esta situación.

Grupos de riesgo

Todos los estudios realizados desde el punto de vista epidemiológico han arrojado conclusiones similares a la tendencia o la pasión del SIDA por ciertos colectivos (heroinómanos, homosexuales, hemofrlicos principalmente). ¿Por qué será eso?

Es atacada por el virus del SIDA.

  1. El virus infecta las células auxiliares T bloqueando su posibilidad de identificar antígenos y convirtiéndolas en la fábrica real de nuevos virus.
  2. Como los linfocitos T no pueden llevar a cabo su acción anti-infecciosa, cualquier nuevo invasor (el llamado microbio oportunista encuentra el camino libre y puede provocar la muerte.

Si nos fijamos en las vías de transmisión del LAV/HTLV III, podremos entender esta distribución o distribución especial de la enfermedad. Este virus se transmite principalmente por dos vías: presencia en fluidos o líquidos de otros cuerpos (lágrimas, txistu, líquido cefaraquídeo, etc.) no demuestra que la nota ¡se transmite por estos líquidos o vías.

Las vías de transmisión son por tanto dos:

    Vía venerea, h.d., a través de relaciones sexuales, sobre todo en homosexuales, y también en algunos bisexuales.
  • Vía sanguínea. De esta forma se puede entender que aumenten las donaciones de drogadictos (por el uso de jeringuillas contaminadas), o que cuando la sangre contaminada se utiliza en transfusiones, transmitan la enfermedad (riesgo especial de hemofílicos).

Hay que decir, sin embargo, que el hecho de ser homosexuales, heroinófilos o hemofílicos no aumenta el riesgo de SIDA. En los homosexuales, el principal factor de riesgo es la promiscuidad (la existencia de múltiples compañeros de cama) que se produce habitualmente. Y en los heroinófilos o hemofílicos, la falta de limpieza para los primeros, o el uso de sangre contaminada para los segundos, son las causas que aumentan la incidencia de la enfermedad.

Las estadísticas de incidencia anteriormente citadas resultan nulas en países como Haití o África. ¿Por qué será eso? En estos países también son muchas las mujeres y los jóvenes heterosexuales. A pesar de explicar este hecho, se han formulado dos hipótesis:

    Con un animal (mosquito, mosca, etc.). ), actuando los animales como vectores, transmisión de otras enfermedades de agitación.
  • En estos territorios el virus era endémico, ya existía y se dispersa más rápidamente. De esta forma se han modificado cuantitativamente las vías anteriormente citadas (venereo, sanguíneo).

Evolución de la enfermedad

Grupos afectados por el SIDA.

Como hemos visto anteriormente, el virus LAV/HTLV III entra en el cuerpo. ¿Y después qué? Hay que decir que de los que han tenido contacto con el virus, sólo una proporción muy pequeña hará después un SIDA, h.d. De las personas que tienen anticuerpos contra el virus, que se denominan seropositivos, sólo algunas enfermarán.

Una vez que el virus ha llegado al cuerpo se da un periodo de incubación, sin ningún síntoma, de 9 a 22 meses (que en otras ocasiones puede ser más largo hasta llegar a los 5 años).

El siguiente paso, que como se ha indicado anteriormente sólo se da en una pequeña proporción de personas seropositivas, es la aparición de síntomas o signos de la enfermedad del SIDA. Muchos de estos signos son comunes, incluso en otras enfermedades más leves o normales. Por ello, estos signos no deben necesariamente suscitar la sospecha de ¡cómo es el sida.

    Fiebre alta, que se mantiene durante meses y que aparece sin motivos claros. Pérdida de apetito y peso Estado de malestar que se siente en todo el cuerpo. Síntomas inespecíficos del aparato respiratorio. Adenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos) extendidas por todo el cuerpo. Bajas periódicas.
  • Manchas azul-velas, moratones, en la boca o en la piel, de larga duración.

Estos signos generales se acompañan de enfermedades directamente relacionadas con la situación de inmunodeficiencia: Sarcoma de Kaposi al 90% y/o albornoz debido a Neumocystes Carinii.

Estas dos enfermedades normalmente no se dan en personas con una edad y estado favorables. Sin embargo, la incidencia del SIDA en los que hay ha aumentado considerablemente.

Qué podemos hacer ante la enfermedad

Resolver primero las dudas de la persona. Y una de las vías más apropiadas para ello es asegurar el diagnóstico, ya que, como ya se ha comentado, son muchas las que, a pesar de tener anticuerpos antivirus, nunca tomarán la enfermedad.

Los principales criterios de diagnóstico son los clínicos, la aparición de infecciones o infecciones oportunistas (que no se dan habitualmente) y la aparición del sarcoma de Kaposi en personas que, sin causa clara, no deberían tener inmunidad disminuida (por ejemplo, jóvenes o adultos). Las pruebas de laboratorio se limitan a medir los niveles de linfocitos T y a comprobar la presencia de anticuerpos en sangre.

¿También me gustaría hablar de prevención o qué se puede hacer para no contraer la enfermedad? Como se ha visto anteriormente, la prevención debe centrarse principalmente en los grupos de riesgo:

    Evitar la transmisión sexual. Los compañeros de cama, que cambien lo menos posible en homosexuales y que sean siempre iguales, unos 3-4 y no más. En este sentido, durante la última temporada se ha podido observar un cambio de hábitos en los ambientes homosexuales, motivado por el miedo al SIDA. No transmitan sangre contaminada. Sin embargo, esta forma de prevención no justifica el miedo a la donación y, sobre todo, a las personas que la reciben. En los últimos meses todas las transfusiones de sangre están sometidas a la prueba especial ELISA de detección de anticuerpos, y a partir de ahora podremos relajarnos.
  • Inyección, jeringa, etc. La limpieza y la higiene son esenciales. Las jeringuillas, por ejemplo, deberían usarse una sola vez, ya que de lo contrario existe el riesgo de transmisión de la enfermedad a través de la contaminación sanguínea.
Virus invasor del SIDA.

Por último, hay que hablar del tratamiento. Hoy por hoy es bastante pobre. y no estamos en condiciones de aportar grandes expectativas. Se han tratado muchos tipos de tratamientos, algunos de los cuales han generado falsas expectativas en algunos casos (recordemos la ciclosporina, tan mencionada en los últimos meses), pero de momento no se ha encontrado remedio adecuado a esta enfermedad.

La búsqueda de una vacuna posible también ha supuesto mucho dinero y trabajo. Este virus, el LAV/HTLV III, es un virus que soporta fácilmente las mutaciones, por lo que todavía no se han superado las dificultades y dificultades para conseguir una vacuna adecuada y eficaz.

Sin embargo, no nos gustaría acabar de una manera tan pesimista y desesperada. Hoy en día, la información se ha extendido mucho y la gente normal conoce algunos caminos o posibles comportamientos ante esta situación. A medida que se avanza como hasta ahora, no es una tontería pensar que se va a encontrar un tratamiento adecuado y una vacuna eficaz contra el SIDA. (a corto plazo).