Comienzan a dar pasos en la ciencia a favor de la diversidad y la inclusión

2021/11/11 Agirre Ruiz de Arkaute, Aitziber - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Ed. pxfuel

Últimamente se percibe movimiento dentro del sistema científico. Cada vez son más las voces que denuncian el racismo y las discriminaciones estructurales en el sistema científico y, finalmente, comienzan a dar pequeños pasos hacia la inclusión. En la anterior, por ejemplo, varios investigadores solicitaron la determinación de criterios éticos en investigaciones genéticas. Cuando se analiza el ADN antiguo, se manifiesta una tendencia a mostrar la perspectiva colonialista, invitando a la comunidad científica a tomar medidas para asegurar el respeto y la sensibilidad hacia los grupos nativos. En esta ocasión, la revista Nature Medicine ha dado un paso adelante: ha creado un apartado específico para promover la diversidad, la equidad y la inclusión en las investigaciones médicas.

Se han publicado varios artículos de opinión. En una de ellas, han querido hacer ver que la ciencia necesita de la diversidad de pensamientos y visiones para afrontar los retos que tiene. Es más, que la ciencia no puede cumplir sus obligaciones y responsabilidades con la sociedad sin una cultura más divertida de revisar sus procedimientos y de trabajar.

En la misma línea, los investigadores negros, latinos e indígenas han denunciado las dificultades para obtener financiación para la investigación. Dicen que estudian sus investigaciones llenas de prejuicios y no sólo eso: se les realizan tutorías inadecuadas, se les ofrece menos formación y los directores tienen poca esperanza en su trabajo. Se ha identificado una dificultad añadida: estos investigadores no tienen un modelo de científicos comprometidos.

Han subrayado la necesidad de incorporar la perspectiva de los investigadores que han sufrido el racismo para superar las exclusiones, ya que su voz será necesaria para identificar el racismo estructural y las barreras sistémicas existentes en la ciencia.

Por otro lado, otro artículo recoge el compromiso adquirido por el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. (NIH) de modificar los criterios de selección de investigadores y reparto de financiación. También se han publicado datos sobre el origen del personal de NIH, en la confianza de que la transparencia contribuirá a cambiar las cosas.

Por último, han puesto el ojo en la filantropía, que aunque no es habitual en nosotros, es una tradición arraigada en otros países. Así, se ha convocado a quienes deseen colaborar con la ciencia para que analicen sus criterios y colaboren en la consecución de la equidad racial.

Asimismo, la propia revista Nature Medicine ha mostrado su intención de tomar medidas. Entre otras cosas, se ha comprometido a compartir con transparencia los datos de origen y género de los científicos que analizan los trabajos de investigación.

Estas y otras medidas serán necesarias para que la ciencia avance hacia la igualdad. Tal y como han señalado los investigadores, los principales beneficiarios serán la ciencia y la sociedad, ya que la creatividad que necesita la ciencia la alimentará la propia diversidad.