Los pastos de Larraun pastaban rinocerontes peludos y mamuts hace 46.000 años

2021/01/20 Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Dos fósiles encontrados en la cueva de Mainea. A la izquierda, un tejo de mamut (Mammuthus primigenius); a la derecha, la calavera de un rinoceronte peludo (Coelodonta antiquitatis). Ed. Manuel Rodríguez,

La propia palabra Larraun indica que la zona ha sido pastizal desde hace tiempo. Hace 46.000 años, en estos pastos pastaban rincones peludos y mamuts. Así lo demuestran los fósiles encontrados en 1996 en la cueva de Mainea (Uitzi, Navarra) por parte de miembros del grupo de espeleología Otxola. Un grupo de investigadores liderados por paleontólogos de la UPV y Aranzadi han analizado estos fósiles. Se han medido hace 46.000 años y en aquella época se ha obtenido información sobre el clima y las condiciones ecológicas de la zona.Los resultados han sido publicados en la revista Boreas.

Los 200 fósiles encontrados en el maine corresponden a cinco rinocerontes oscuros y un mamut. Los fósiles de estas especies son poco habituales en la península ibérica. “Hay partes de todo el esqueleto de los rinocerontes, pertenecientes a individuos de distintas edades, desde un feto o recién nacido hasta los 25 años. En el caso del mamut, sólo son cinco fósiles, pertenecientes a un individuo de unos 30 años”, explica el investigador Manuel Rodríguez Almagro. Por otro lado, la experta Nohemi Sala ha advertido que también han detectado “restos dejados por algún pequeño carnívoro”, “pero no coinciden con las huellas que dejan los hienas”.

En el Pleistoceno Superior (desde hace 126.000 hasta hace 12.000 años), el clima era más frío que el actual. En Eurasia, al sur de las grandes masas de hielo, se desarrolló un bioma denominado “estepa del mamut”: rinocerontes peludos, bisontes, caballos, ciervos de nieve, hiena, leones, lobos, etc. Las fluctuaciones climáticas extendían o contrarrestaban este ecosistema y en los momentos más fríos del Pleistoceno, algunas especies adaptadas al frío llegaban más al sur, hasta adentrarse en la península Ibérica. Se han realizado estudios de isótopos estables con fósiles de rinocerontes de Maine. Este estudio proporciona información climática y los resultados obtenidos son similares a otros yacimientos del norte de Europa. “Los isótopos muestran el desarrollo de la estepa del mamut en la zona de Mainea (724 metros de altitud): la altitud compensaría su estancia en el sur”, afirma el paleontólogo Asier Gómez Olivencia.