Plantaciones de eucaliptos en el río Urumea

2020/05/22 Joserra Díez López - Biologian doktorea, ikertzailea eta unibertsitateko irakaslea | Ibai Olariaga Ibarguren - Biologian doktorea, ikertzailea eta unibertsitateko irakaslea | Iñaki Sanz Azkue - Biologian lizentziatua, ikertzailea eta unibertsitateko irakaslea Iturria: Elhuyar aldizkaria

Plantación de eucalipto en el valle del Urumea. Ed. Iñaki Sanz Azkue

Mediante este escrito, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad, queremos manifestar nuestra preocupación e inquietud en los últimos años y, sobre todo, ante las plantaciones de eucaliptos que se están llevando a cabo en el valle del Urumea en los últimos meses, con la autorización de las instituciones públicas. Las plantaciones de eucalipto en algunos valles del Urumea limítrofes con Navarra (Arroyo de Usoko, Kartola o Valle de Olaberri, Sagarreta…) son cada vez más abundantes (según la información obtenida en la prensa de 300 ha), lo que, como indican diversos estudios, puede generar impactos irrecuperables sobre la biodiversidad local, los diferentes ecosistemas del valle, la hidrodinámica del río y arroyos de la flora y la fauna autóctona.

Tal y como demuestran los estudios realizados desde 2007 por los firmantes del presente escrito, son valles de gran importancia desde el punto de vista de la biodiversidad [1] los que han recibido plantaciones de eucaliptos. La litología, la localización y la accidentalidad de los valles crean condiciones especiales que los convierten en residencia de numerosas especies amenazadas. Cabe destacar, por ejemplo, la presencia de 112 núcleos de 6 plantas amenazadas que se representan en el trabajo que publicamos en 2013 [2]. Entre ellas se encuentran las poblaciones de Soldanella villosa, sólo localizable en todo el mundo en el entorno de Euskal Herria, y las poblaciones de helechos paleotropicales protegidos Hymenophyllum tunbrigense, Vandenboschia speciosa y Dryopteris aemula. Se trata de una especie de Veratrum album de distribución aislada y de ejemplares de Prunus lusitanica de origen paleotropical en peligro de extinción.

Arroyo Kartola. Ed. Iñaki Sanz Azkue

Como se indicaba en el estudio, además, estos valles son muy importantes para la conservación de las especies mencionadas. De hecho, más del 30% de la superficie de distribución de H. tunbrigense, S. villosa y V. speciosa, conocida en el País Vasco hasta 2013, se encontraba en estos valles del Urumea. Por ello, en el caso de la V. speciosa, por ejemplo, desde 2012 los núcleos locales forman parte de un estudio sobre la genética de las poblaciones a escala europea y los valles pueden ser refugio de la especie frente al cambio climático [3]. A su vez, la mayor parte de las poblaciones de plantas amenazadas se encuentran fuera de los espacios protegidos, como los Parques Naturales o las Zonas de Especial Conservación, y como ya adelantábamos en el estudio realizado, algunos tipos de explotaciones forestales pueden suponer un riesgo para la supervivencia de estas plantas protegidas [2].

También desde el punto de vista micológico y licenológico, son destacables algunas de las especies singulares encontradas. Muchas de ellas amenazadas: Lobaria pulmonaria, Lobaria virens, Thelotrema lepadinum, Sticta canariensis, Sticta limbata, Nephroma parile, Piptoporus quercinus (catalogado como vulnerable en la IUCN).

Además de todos ellos, la presencia de especies de fauna protegidas es notable. El estudio herpetológico realizado a lo largo de 10 años [4] incluye 15 especies, de las que 7 gozan de protección a nivel europeo. Sin embargo, las investigaciones realizadas por Aranzadi Z.E. con ejemplares autóctonos han puesto de manifiesto que las plantaciones de eucalipto tienen una incidencia directa sobre su salud y supervivencia [5].Además de la herpetofauna, cabe destacar que la gestión del visón europeo en peligro de extinción (Mustela lutreola) y el desmán pirenaico (Galemys pyrenaicus), en cuyo grado de conservación debería estar incluido en el plan de forma, por tanto en el de su plan de conservación, cuya gestión, en el río, cuya gestión debe ser protegida.

A falta de otras investigaciones, los datos mencionados son sólo el resultado de los estudios realizados hasta la fecha. A la vista de la potencialidad de los valles, sin embargo, se prevé que puedan ser también residencia de otras especies protegidas. Asimismo, las ubicaciones de los valles actúan como corredores naturales de las Zonas de Especial Conservación de Leitzaran, Urumea y Aiako Harria, protegidas a nivel europeo, permitiendo su conectividad.

Teniendo en cuenta todas estas características, y teniendo en cuenta la gestión forestal que se está dando en el mismo, los abajo firmantes, solicitamos:

- Evitar nuevas plantaciones de eucaliptos en el valle del Urumea.

- Creación de corredores naturales entre plantaciones de eucaliptos ya realizadas.

- Mantenimiento o restauración del bosque autóctono a una distancia de 100 metros del arroyo en las zonas en las que se hayan realizado plantaciones, tal y como indican los planes de gestión del visón y del desmán.

- Plan forestal estructurado y ordenado a nivel de cuenca, teniendo en cuenta la conservación de los ecosistemas y especies autóctonas.

- Seguimiento de las regatas y especies protegidas autóctonas, promoviendo la investigación para medir el impacto sobre la biodiversidad de las plantaciones realizadas.

- Cumplimiento de medidas estrictas y seguimiento de las labores silvícolas que se realicen.

- Dotar a estos valles de un mayor grado de protección, convirtiéndolos en redes de microreservas, Parques Naturales y ZEC previamente planteadas.

- Coordinación entre instituciones e investigadores.

Olariaga, en el río Kartola, recogiendo datos. Ed. Olariaga, recogida de datos.

La gestión de estos valles, además de la biodiversidad y el paisaje, incide directamente en la conservación del agua y del suelo, así como en la gestión del riesgo de inundación. Las consecuencias del cambio climático serán aún más graves en la medida en que predominen plantaciones de rápido crecimiento. Además, la frecuencia de inundaciones y los daños producidos en la cuenca del Urumea van aumentando en las últimas décadas. La tala de bosques, el cosido de las laderas por pistas, el movimiento de tierras y la compactación del suelo son sin duda daños irreparables.

A pesar de la existencia de leyes y normas, consideramos que éstas no son suficientes para proteger nuestro patrimonio. La larga historia de estos valles no explica su fragilidad. Ni contextos económicos: El País Vasco se encuentra entre los ocho países de la UE con un PIB per cápita más alto. ¿No seremos capaces de preservar la biodiversidad e identidad de estos espacios?

En este contexto, es de vital importancia mantener en buen estado de conservación el Manantial y sus arterias. Es más, en estos tiempos, en los que todos los estudios demuestran que la conservación de la biodiversidad está íntimamente relacionada con nuestra salud y con el legado que dejaremos a las generaciones venideras. Consideramos que la pandemia por COVID-19 es la mejor opción para la reflexión.

Por todo ello, hacemos un llamamiento a poner en marcha lo antes posible proyectos reales de conservación del Urumea. La conservación de los cauces y de la vegetación de ribera es una medida de vida o muerte tanto para especies amenazadas como para nosotros, por lo que es una prioridad comprar terrenos, conservar terrenos o restaurar riachuelos rodeados de plantaciones. Ese es nuestro reto y para este proyecto solicitamos la adhesión de diferentes entidades, asociaciones y personas.

 

[1] Sanz-Azkue, I., Olariaga, I. & Díez, J. 2007 Análisis del patrimonio natural de Hernani. Ayuntamiento de Hernani.

[2] Sanz_Azkue, I., Díez-López J.R. y Olariaga-Ibarguren, I (2013). Inventory and mapping of red-listed vascular flora in Hernani municipality (Gipuzkoa, Basque Country). Munibe (Ciencias Naturales-Ciencias Naturales), (60), 7-38.

[3] Felipe-Díaz, A., Olariaga, I. & Sanz-Azkue, I. 2012. Análisis de la distribución geográfica potencial del helecho de Trichomanes speciosum en Hernani y cuenca del Urumea. Ayuntamiento de Hernani.

[4] Sanz-Azkue, I. & Alkorta, E. 2017 Anfibios y reptiles de Hernani e Inugurueta. Sociedad de Ciencias Aranzadi. ISBN 978-84-945560-6-7

[5] Sanz-Azkue, I. 2018. El caso del tritón palmado. ¿El eucalipto y el pino son perjudiciales para los anfibios? 04-03-2018. Semanal ARGIA. 2589 unidades.