El perro de Erralla sugiere que los perros se casaron antes de lo que se pensaba

2022/11/23 Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

El hueso hallado en el monte Altuna demuestra que uno de los perros domésticos más antiguos de Europa vivió en el País Vasco. Ed. UPV/EHU

El perro fue el primer animal domesticado por los humanos, según todas las evidencias existentes. Es más, fue el más cercano al hombre, que lo enterraba con los humanos, hace 14.000 años. Por el contrario, no está claro dónde comenzó esa relación entre lobos y seres humanos (en China, Asia central, Oriente Próximo o Europa), ni cuándo comenzó. El humero, hallado en junio en la cueva de Erralla (Zestoa) por Jesús Altuna y estudiado ahora por la UPV, sugiere que los lobos fueron domesticados por los humanos antes de lo que se pensaba.

Altuna tenía claro que el humero debía pertenecer a un perro, pero en aquella época no había recursos para identificar la especie de cánidos a la que correspondía el hueso (lobo, perro, zorro, coyote…). Ahora ha sido analizado por el equipo dirigido por la investigadora de Biología Humana Evolutiva de la UPV/EHU, Conchi de la Rúa, quien ha confirmado que Canis lupus familiaris es un perro de compañía que integra análisis morfológicos, radiométricos y genéticos. Es más, a. C. Aclara que era de 15.460-15.146 años con carbono 14. Según esto, el perro de Erralla vivió durante la Magdaleniense del Paleolítico Superior, por lo que podría considerarse uno de los perros de compañía más antiguos de Europa.

Según los investigadores, durante la Última Congelación Máxima de hace 22.000 años, en la zona Franco-Cantábrica estuvieron protegidos de la congelación, y allí pudo aumentarse la interacción de los cazadores-recolectores paleolíticos con especies salvajes como el lobo.