Glaciares de los Pirineos en declive continuo

2017/10/27 Etxebeste Aduriz, Egoitz - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Ed. Eñaut Izagirre

Los glaciares pirenaicos ocupan actualmente 243 ha, un 88% menos que en 1850. Este es el resultado de un trabajo publicado en la revista Pirineos. Este trabajo ha sido firmado por los glaciólogos Ibai Rico de la Universidad del País Vasco y Eñaut Izagirre de la Universidad de Magallanes, entre otros.

Para el cálculo de la superficie actual de los glaciares se han utilizado imágenes de satélite de 2016, comparando estos datos con mediciones in situ en los principales glaciares. De este modo, se ha comprobado que los glaciares pirenaicos suman 242,6 ha. En total se han encontrado 19 glaciares en 9 macizos: Balaitus (4 ha), Infiernos (6 ha), Vignemale (46 ha), Gavarnie-Monte Perdido (54 ha), Munia (4 ha), Posets (14 ha), Perdiguero (16 ha), Maladeta-Aneto (96 ha) y Mont Valier (2 ha). El glaciar más grande se encuentra en Aneto y el más pequeño en Mont Valier.

Los últimos cálculos detallados previos a este trabajo corresponden al año 2008, en el que se midieron unas 310 ha. En la década de los 80 se estiman en unas 800 ha. Y en 1850, los glaciares pirenaicos tenían 2000 hectáreas. De 1850 a 2016 han pasado de 52 a 19 glaciares y su superficie ha disminuido un 88%. Estos datos confirman el rápido declive de los glaciares pirenaicos durante el XX. finales del siglo XX y principios del XXI. “En el sur de Europa, los glaciares pirenaicos son muy sensibles a los cambios en las condiciones climáticas --explica Eñaut Izagir-, por lo que tienen una gran importancia como geoindicadores del cambio climático”.

En promedio se han perdido casi 11 hectáreas al año desde 1850. Pero esta tasa ha ido evolucionando, pasando de una tasa de pérdidas máxima entre 1984 y 2008 de 21 ha anuales a una pérdida de 8 ha anuales entre 2008 y 2016. “Cuanto más pequeños sean los glaciares, más rápido se fundirán, ya que están siendo protegidos bajo la sombra de las altas montañas”, explica Izagirre. “A medida que se va perdiendo el grosor, será difícil cuándo quedan sin movimiento. Entonces pasarán de ser glaciares a ser demasiado helados”.

Y, a partir de los datos del estudio, también han hecho previsiones: “A partir de la década de los 80 se acelera el retroceso, podemos prever que los glaciares de los Pirineos podrían ser el XXI. La extinción para mediados del siglo XX”.

Investigador Ibai Rico en Monte Perdido. Ed. Eñaut Izagirre