Las células sanguíneas madre se crean en el laboratorio

2017/05/17 Etxebeste Aduriz, Egoitz - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Células madre de sangre procedentes de células madre pluripotentes humanas. Ed. Río Sugimura

Dos trabajos publicados en la revista Nature recogen dos métodos para la creación de células madre de sangre en el laboratorio. Los científicos de todo el mundo llevaban mucho tiempo intentando conseguirlo. Puede ser un paso importante en la terapia celular, el test de fármacos, la investigación y tratamiento de la leucemia, etc.

Todas las células de la sangre proceden de células madre de sangre situadas en la médula ósea. Estas células sanguíneas madre se forman en el desarrollo del embrión a partir de células endoteliales especiales de las paredes de los vasos sanguíneos, células endoteliales hemogénicas. Los mecanismos moleculares de esta conversión aún no se conocen, pero se cree que son la clave para obtener células sanguíneas madre en el laboratorio. Y en ello se han basado los dos grupos de investigación.

Ryohichi Sugimura y sus compañeros partieron de células humanas madre pluripotentes. Estas células son capaces de producir cualquier célula del cuerpo. En este caso, primero se adaptó un método para la creación de células endoteliales hemogénicas y posteriormente se identificaron siete factores de transcripción que conducen a la transformación de estas células en células madre de sangre. Estos factores dieron lugar a la obtención de células sanguíneas madre jóvenes que fueron introducidas en la médula ósea de los ratones para su maduración.

Raphael Lis y sus compañeros, por su parte, han conseguido convertir directamente las células endoteliales de los ratones adultos en células madre de sangre, utilizando cuatro factores de transcripción, dos de los cuales son los mismos que los del otro grupo. Y en este caso las células fueron colocadas en un cultivo de células endoteliales tomadas del cordón umbilical para su maduración.

Las células madre sanguíneas desarrolladas por ambos grupos fueron introducidas con éxito en el ratón, de las cuales se desarrollaron los principales tipos de células sanguíneas.