Edad de la Tierra

1989/09/01 Irusta, Lourdes Iturria: Elhuyar aldizkaria

Hoy en día los geólogos miden el tiempo en miles o millones de años y eso no nos sorprende.

Sin embargo, hace sólo tres siglos, los geólogos, teniendo en cuenta las manifestaciones que aparecen en el bíblico, creían que la Tierra nació en 4.000 años antes de Cristo.

Estudios iniciales

Buffon.

Fue Buffon el XVIII. En el siglo XVIII estudió científicamente la edad de la Tierra.

Para calcular la edad de la Tierra, supo que nuestro planeta es una masa de fusión que se enfría y que eligiendo una velocidad de refrigeración adecuada, pudo calcular la edad de la Tierra. Por ello, declaró que la Tierra tenía 75.000 años.

La obra de Buffon es sencilla, pero fue la primera investigación que cuestionó la edad de la Tierra que se puede obtener de Génesis.

Fue una revolución enorme en la sociedad de entonces y provocó numerosos debates. Para resolver este problema, John Philips realizó otro tipo de investigación. En el siglo XX. Considera que la mejor manera de medir el tiempo geológico sería medir el espesor de cada estrato.

Midiendo el espesor de cada estrato y conociendo la media de la tasa de sedimentación, podía calcular la edad de la Tierra.

No podía conocer la variación de la tasa de sedimentación con respecto al tiempo, por lo que se encontró forzado a reconocer que la tasa de sedimentación ha sido constante a la hora de realizar los cálculos, a pesar de haber puesto esta hipótesis.

Estimando que la edad de la superficie terrestre era de 96 millones de años.

Otros científicos trabajaron el mismo problema en el XIX. A finales del siglo XX.

Uno de ellos es John Joly.

Según John Joly, la cantidad de sodio que tienen los mares puede ser conocida como la Tierra. Al principio el mar no tenía sal y los ríos son los que poco a poco han ido desplazando la sal al mar. Supo que este proceso se produjo a una velocidad uniforme.

Estimó que la edad de la Tierra oscilaba entre los 90 y los 99 millones de años.

El científico Lord Kelvin también llegó a este resultado. En el siglo XX.

Lord Kelvin calculó la edad de la Tierra a partir de la idea de Buffon. Para Kelvin, la edad de la Tierra se puede obtener del estudio de la temperatura interna de nuestro planeta. La Tierra era inicialmente una masa de fusión. Las piedras fundidas se enfrían y sufren una contracción de volumen.

Por lo tanto, las piedras que estaban en la superficie de la Tierra se enfriaron y su densidad aumentó debido a la contracción volumétrica, llegando al fondo.

Este fenómeno desencadenó unas corrientes de convección hasta la solidificación total del planeta.

Estimó que la edad de la Tierra era de 98 millones de años.

Sin embargo, Kelvin modificó su ley y el XIX. A finales del siglo XX, la edad de la Tierra era de 24 millones de años.

Estudios radiactivos

¿Cuál es la edad de la Tierra?

Aunque los trabajos sobre radiactividad de Henry Becquerel fueron publicados en 1896, no fue hasta 1903 (es decir, hasta que Pierre Curie investigaba que las sales de radio emitían calor permanente) la importancia que la radiactividad podía tener en los estudios geológicos.

El tiempo que tarda un elemento radiactivo en descomponerse es preciso y no tiene nada que ver con las condiciones físico-químicas. Por ello, cuando se genera una cantidad de elementos radiactivos en el universo, éste comienza a descomponerse.

En la descomposición aparecen nuevos elementos.

Midiendo el número de elementos creados y conociendo la velocidad de desintegración de los elementos iniciales, podemos calcular cuándo se formaron los elementos originales.

La velocidad de desintegración de los elementos radiactivos se expresa mediante el periodo de semidesintegración. El período de semidesintegración es el tiempo que tarda el material en desintegrar la mitad de los átomos que existían inicialmente. Así, 14C (isótopo del carbono con una masa atómica de 14 a.m.u.a.) se convierte en nitrógeno con un periodo de semidesintegración de 5.570 años. Este período de semidesintegración es muy pequeño comparado con la escala geológica. Por lo tanto, sólo sirve para investigar los últimos 50.000 años. Por otra parte, 87Rb se convierte en extroncio con un periodo de semidesintegración de 47.000 millones de años. El rubidio es, por tanto, un elemento idóneo para poder fijar la edad de las piedras.

Otros elementos apropiados son el uranio, el torio y el potasio.

El geólogo Arthur Holmes fue el primero en intentar conocer la edad de la Tierra mediante métodos radiactivos.

Sabiendo que el uranio y el torio se convierten en plomo, Holmes estudió las cantidades de torio y uranio de las piedras y la cantidad de plomo que se genera en la descomposición. Teniendo en cuenta el período de semidesintegración de estos elementos, propuso para la Tierra una edad de 1.600 millones de años.

Cuando mejoraron los métodos radiactivos, Holmes señaló que la edad de la Tierra era de 4.500 millones de años.

Uno de los defectos que presenta el método radiactivo es que sólo puede utilizarse con piedras con elementos apropiados.

No obstante, existen métodos que permiten eliminar el error.

En la actualidad, los geólogos proponen una edad para la Tierra de 4.700 millones de años.

Dado que la edad de los meteoritos y la Luna es de 4.700 millones de años, se estima que la edad del Sistema Solar es de 4.700 millones de años.

Hay que decir que las piedras más antiguas descubiertas en superficie tienen una edad de 3.800 millones de años, 900 millones menos que la edad de las Luna y los meteoritos.

La causa, según los científicos, es el bombardeo de meteoritos en superficie. Esto provocó un gran calor en la superficie terrestre, lo que provocó un gran cambio en la naturaleza de las materias.

Por este motivo, la Tierra aparece como si se hubiera creado en ese momento cuando se utilizan métodos radiactivos para fijar su edad.

El debate sobre la edad de la Tierra ha creado una escala temporal suficientemente fiable.

Para conseguir esta escala de tiempo han sido necesarias investigaciones de científicos de diferentes campos. Los primeros geólogos se percataron de la gravedad del problema, pero no podían conocer la edad de las piedras terrestres. Ahora, aquella época es sólo un recuerdo.