Los mares son agentes térmicos naturales

1990/09/01 Aizpurua Sarasola, Joxerra Iturria: Elhuyar aldizkaria

Existen dos corrientes marinas principales: la de fondo y la de superficie. El agua enfriada en los polos es de alta densidad, por lo que se desplaza progresivamente al fondo marino. El mayor hundimiento se produce en el Polo Sur, sobre todo en los mares de Ross y Weddel.
Los recorridos de los vientos son muy conocidos.

El Sol no golpea todos los lugares de la Tierra por igual. Mientras los rayos del sol llegan verticalmente al ecuador y a los trópicos, llegan a los polos transversalmente. Por tanto, la energía recibida es diferente en unos lugares y en otros. Por ello, el ecuador y los trópicos son cálidos y los polos fríos. El calor normalmente se extiende desde las latitudes bajas hacia los polos y el frío hace el camino inverso. Cuando el aire frío de los polos se encuentra en latitudes medias con el aire caliente de los trópicos, se produce un clima templado.

Pero los vientos no son los únicos transportadores de calor y frío. Son mares tan importantes como los vientos. Por tanto, los principales agentes del clima son los movimientos de aire y agua.

Los servicios meteorológicos conocen muy bien los movimientos de aire, pero no ocurre lo mismo con las corrientes marinas. Las corrientes marinas sólo se conocen superficialmente.

Sin embargo, investigadores internacionales están dispuestos a abordar este tema y han puesto en marcha un gigantesco programa de investigación al respecto. Este programa tiene una duración de diez años y tiene como objetivo obtener un modelo informático de los tráficos de todos los mares terrestres.

Existen dos corrientes marinas principales: la de fondo y la de superficie.

En 1992 se lanzará el satélite “Topex-Poseidon”. Su misión será proporcionar datos sobre corrientes marinas.

El agua enfriada en los polos es de alta densidad, por lo que se desplaza progresivamente al fondo marino. El mayor hundimiento se produce en el Polo Sur, sobre todo en los mares de Ross y Weddel. Las aguas que se hunden en estos dos mares se extienden a la mayor parte de los fondos oceánicos. En el Polo Norte se da un fenómeno similar. El agua fría se hunde, pero al no ser tan fría como la hundida en el Polo Sur, queda sobre las aguas de allí.

Por tanto, en el fondo marino existen principalmente dos corrientes: el que va desde el Polo Norte hacia el Polo Sur y el que va desde el Polo Sur hacia el Polo Norte. Estas aguas son muy oxigenadas y tienen mucho alimento.

El tráfico superficial es mucho más rápido que el de fondo. Los vientos afectan directamente a este tráfico, pero también a la rotación de la Tierra. Debido a la rotación de la Tierra, el agua gira en el hemisferio norte en el sentido de las agujas del reloj y en el hemisferio sur en sentido contrario. El movimiento de las aguas entre los trópicos es paralelo al ecuador. Las corrientes marinas son mucho más estables que las corrientes de viento. La inercia de grandes cantidades de agua hace que los cambios sean muy difíciles. Esto se produce sobre todo en latitudes medias, con mayores variaciones alrededor del ecuador. En general, podemos decir que en latitudes medias el agua fría y el agua caliente se encuentran entre sí y que las corrientes y turbulencias así generadas son muy estables.

En las regiones tropicales el cambio de dirección de las corrientes de agua es más normal y se observan efectos meteorológicos. El monzón que aparece en el Océano Índico y el fenómeno conocido como “El Niño” que aparece en el mar adyacente al Perú son los principales ejemplos. Según los meteorólogos, cuando se han producido cambios en la circulación de los océanos tropicales, el tiempo mundial ha estado directamente afectado por estos cambios. Durante los años 1982-1983 se producen cambios en las corrientes marinas. En aquella época, mientras que en el este de los EEUU había un tiempo templado, en el oeste hubo inundaciones y sequía en el norte. Hubo inundaciones en Perú y Ecuador y sequía en África.

Los especialistas afirman que las previsiones meteorológicas (hasta ahora) no pueden realizarse a más de 10 días, ya que los modelos que se utilizan actualmente son modelos atmosféricos. La introducción de las corrientes marinas en el modelo supone la ampliación de los periodos de previsión. Por lo tanto, además de los meses, las previsiones se podrán hacer también para los años, y se podrá saber si va a realizar un verano cálido o lluvioso y un invierno duro o blando. Pero todavía queda mucho por hacer, porque además de conocer las corrientes marinas, hay que establecer sus relaciones con el tiempo y la meteorología.

El clima terrestre no es estable. Las heladas y los períodos de tiempo hasta la congelación han sido hasta ahora imprevistos. Estudios recientes nos muestran cambios en las corrientes marinas de diferentes épocas. Durante las heladas los hielos descienden de latitud. Las aguas marinas frías de Noruega, actualmente situadas bajo las cálidas aguas del Atlántico Norte, emergen y descienden en latitud. En consecuencia, la superficie del Atlántico Norte se hace más fría y la temperatura europea disminuye.

Por otra parte, el aumento de la concentración de gas de carbono puede provocar un aumento de la temperatura. Pero también en este caso, lo analizado se basa en el modelo atmosférico y no hay indicios de alteración de las corrientes marinas.

INFLUENCIA DE LA ROTACIÓN DE LA TIERRA Y DEL VIENTO EN LAS CORRIENTES DE AGUA

La dirección de máxima velocidad del agua en una corriente de agua forma un ángulo de 45 con la del aire. A medida que la profundidad aumenta, la velocidad de la corriente disminuye y la dirección (en el hemisferio norte) gira hacia la derecha.

Según las leyes de la mecánica, la rotación de la Tierra crea una fuerza suplementaria sobre todo cuerpo en movimiento, la fuerza de Coriolis. Esta fuerza hace que los movimientos de agua se desvíen hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el sur. Esto puede demostrarlo cualquier persona en el lavabo de su casa cuando el agua se vacía en forma de remolino. Mientras que en el hemisferio norte el remolino es el sentido de las agujas del reloj, en el hemisferio sur es el contrario.

Es difícil medir la influencia de los vientos en las corrientes de agua. En este campo se sigue la teoría de Eckman. Según esta teoría, la velocidad máxima del movimiento del agua está en la superficie del mar y la dirección de la corriente se desvía 45º (a la derecha en el hemisferio norte) respecto a la dirección del viento. Cuanto más abajo se encuentra la superficie marina, la velocidad de la corriente de agua es cada vez menor y la dirección se desvía cada vez más (hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur).