Desapariciones totales

1989/01/01 Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

La teoría del impacto meteorítico utilizada para explicar la desaparición masiva de animales en la frontera entre la era cretácica y terciaria hace 66 millones de años ha tenido un nuevo impulso.

En diversas partes del mundo se ha encontrado un tipo especial de cuarzo (denominado cuarzo de impacto) que sólo produce el impacto de los cuerpos extraterrestres.

Los investigadores Bruce Bohor, Peter Modreski y Eugene Foord han descubierto los grumos de cuarzo de impacto en el límite de las capas que determinan cretácico y terciario en ocho fosas (norte del Pacífico, Nueva Zelanda, sur de España, Montana de Norteamérica, dos en Dinamarca y dos en el sur de Italia).

Estos descubrimientos confirman la teoría de Luis Alvarez. Según esta teoría, al final del cretácico un gran meteorito o asteroide golpeó la Tierra formando una capa de polvo que rodeó todo el planeta y dificultó el paso de la luz del Sol. Esto provocó la destrucción total de animales y plantas. Según este descubrimiento, en todos los límites cretácico-terciario con iridio debe existir un cuarzo de impacto.

El primer dato a favor del impacto de los asteroides fue la proporción de iridios convencionales encontrada en los límites del cretácico/terciario. El descubrimiento de un cuarzo de impacto en zonas con elevadas concentraciones de iridio ha dado una nueva fuerza a esta teoría y ha ayudado a superar la teoría del vulcanismo. Según la teoría del vulcanismo, la desaparición de animales fue consecuencia de una actividad volcánica terrible. El polvo arrojado por los volcanes bloqueó, según esta teoría, la luz proveniente del Sol.

En este momento los científicos están buscando trazas de iridio y cuarzo de impacto en los límites de otras épocas geológicas. Quieren demostrar que los impactos y las desapariciones son periódicos.