Concluyen que el polvo que rodea los agujeros negros masivos se distribuye en las nubes

2021/09/30 Galarraga Aiestaran, Ana - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Descubren la expansión más probable del polvo alrededor de agujeros negros masivos. - Ed. Organización Científica Robin Dienel/Carnegie

Un grupo de astrofísicos de México, Corea y España investigan la distribución del polvo cósmico en torno a los agujeros negros. En concreto, se ha utilizado para las observaciones el Gran Telescopio de Canarias, lo que ha permitido completar la información obtenida en otras observaciones anteriores. Según han llegado a la conclusión de que el polvo cósmico se organiza en las nubes situadas a cientos de años luz del agujero negro y que está influenciado por el viento que sale del agujero negro.

Itziar Aretxaga Mendez es una de las astrofísicas que ha participado en la investigación y ha explicado que los núcleos activos de las galaxias tienen agujeros negros de entre 10 y 1000 millones de masa mayor que el del Sol. El material que rodea estos agujeros negros emite una energía enorme y es capaz de excitar el material que está a miles de años luz del núcleo de la galaxia.

Uno de estos materiales excitados son los silicatos del polvo. Al recibir la energía procedente del agujero negro, emiten radiación infrarroja, que fue analizada en un trabajo anterior a través del telescopio Spitzer. Se compararon cinco modelos que representaban la composición y distribución del polvo, observando que, según el modelo que más se adecuaba, el polvo se distribuye en las nubes y que la influencia del viento proveniente del agujero negro es también apreciable.

En esta ocasión, con el Gran Telescopio de Canarias, han obtenido trece imágenes infrarrojas en alta definición de los agujeros negros investigados anteriormente. Salvo en uno, en todos los demás se ha observado que la emisión se concentra en el núcleo.

Los modelos de distribución y composición del polvo, así como los datos de otras observaciones, han concluido que la geometría más probable es que el polvo se distribuye en las nubes situadas a unos pocos cientos de años luz del agujero negro, formando parte del viento proveniente del agujero negro. Por tanto, han conseguido confirmar el resultado obtenido anteriormente.