Vikingos en Terranova hace 1.000 años

2021/10/20 Agirre Ruiz de Arkaute, Aitziber - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Casa reconstruida de época vikingos. Ed. Glenn Nagel Photography

Según la revista Nature, en el año 1.021 han aparecido restos de vikingos en América. El análisis de los utensilios de madera encontrados en una zona arqueológica de Terranova ha revelado que se trataba de madera al otro lado del Atlántico, y mediante la dendrocronología han determinado que se trata de madera cortada hace mil años. También los arreglos realizados en madera con herramientas metálicas confirman que no fueron creados por los pueblos indígenas de la zona. Es posible, por tanto, que sea la huella más antigua de la llegada de los europeos a América a través del Atlántico.

Los instrumentos han aparecido en L'Anse aux Meadows, en la península norte de Terranova. Parece que fue el campamento base de los vikingos, desde el que se analizaron las otras regiones más meridionales. Si se hubieran producido estos encuentros, es posible que se hayan transmitido patógenos y se hayan introducido flora y fauna extraña. Pero no parece que fuera un intercambio genético entre aquellos seres humanos, a la vista de los datos genéticos de la población noruega de Groenlandia.

La dendrocronología resuelve

Hasta ahora, los relatos verbales islandeses han revelado la presencia de los vikingos en América, pero los investigadores no conseguían fijar fechas concretas. De hecho, las dataciones de 14C realizadas tenían demasiada incertidumbre, por lo que nunca se han considerado pruebas válidas.

En la península Norte de Terranova han aparecido restos de herramientas de madera de vikingos. Han demostrado ser de 1.021 años. La barra negra indica una longitud de 5 cm. Ed. Revista Nature, Kuitems et al.

Sin embargo, esta vez se ha aprovechado un suceso de rayos cósmicos en el universo para realizar una datación exacta de las herramientas vikingas. Este suceso cósmico determinó en la atmósfera, y por tanto en los anillos de los árboles, una cantidad de 14C superior a la habitual, marca que ha servido para datar. En concreto, C. Han utilizado el suceso de los rayos cósmicos del año 993, que aparece sincrónicamente en registros dendrocronológicos de todo el mundo. Una vez contabilizados los anillos que aparecen desde la marca creada en el anillo de los árboles en aquel año hasta la superficie, han podido comprobar que los árboles vivieron hasta el año 1021.

En opinión de los investigadores, este trabajo demuestra que los sucesos de las radiaciones cósmicas pueden ser utilizados como marcadores del tiempo absoluto, en concreto para la dendrocronología y, con ello, para datar migraciones y intercambios culturales del pasado.

El amplio reportaje sobre la dendrocronología está disponible en la web: Retroceso en el tiempo de los árboles.