Sombrererías

1985/12/01 Agirre, Jabier - Medikua eta OEEko kidea Iturria: Elhuyar aldizkaria

Esta enfermedad ha tenido muchas denominaciones en euskera, nosotros utilizaremos como nombre general la palabra OSPEL y para denominar las correspondientes a los dedos HAZI.

Esta enfermedad ha tenido muchas denominaciones en euskera, tomando conciencia de los dialectos y las partes del cuerpo que toca. Nosotros utilizaremos como nombre general la palabra OSPEL y para denominar los correspondientes a los dedos HAZI.

Son muchos los que después de haber estado en contacto con el frío, después de mucho tiempo al aire libre, sienten mucho frío en las manos, picor en la nariz y las orejas y una especie de hormigueo en las piernas. En un principio esta reacción puede entenderse como un mecanismo de defensa que el cuerpo pone en marcha contra el frío.

¿Qué son?

Enrojecimiento de la piel velloso.

Aparecen en tiempos de frío, sobre todo en niños y dolescentes. Cuando la función genital se inicia (y con ella la circulación periférica funciona en su totalidad), normalmente desaparece.

Sin embargo, hay personas que tienen una predisposición especial a sufrir esta situación patológica:

    Mujeres linfáticas (sin mucha energía, apáticas)
    Mujeres malas con menstruación
  • Insuficiencia suprarrenal u ovárica: es por ello por lo que son frecuentes las edades críticas de la mujer (pubertad o menopausia).

Los últimos estudios han demostrado claramente que la alimentación insuficiente tiene que ver con la formación de los ospeles (insuficiente aporte de fósforo, calcio o vitaminas).

En circulación se produce estasis o parada. Y como consecuencia de ello aparece el eritema o rojizo: la piel adquiere un brillo especial, se endurece y se enfría.

En una segunda fase aparecen vesículas y ampollas.

Si se calientan, el color rojo aumenta y la sensación de dureza inicial se convierte en picor y prurito duro.

En algunos casos se pueden producir grietas (ranuras) y úlceras en las sombras. Si se explotan las grietas, se pueden infectar las úlceras, provocando pus y pinchazos o costras.

Los daños que ocasionaba en su día esta enfermedad eran bastante superiores a los actuales. ¿Qué factores o causas podrían estar implicados?

    La alimentación ha cambiado mucho, en buen sentido.
  • Hoy en día las casas tienen mejores sistemas de calefacción.

Por ello, las grandes deformaciones que se podían observar en el pasado (sobre todo en los oídos), hoy en día no se ven.

Si se pisan los sombreros se quedan pálidos, y esta palidez se mantiene más en las personas normales.

Tratamiento

Tratamiento local y medidas generales.

    Preparar un baño de agua caliente y echar al agua cortezas de encina y nogal: 5 litros de agua y 50 g por corteza. Meter los sombreros en el agua y permanecer el mayor tiempo posible. Secar bien y después frotar bien con alcohol de alcanfor. Para las
    partes del cuerpo que no puedan entrar en el agua (nariz, orejas) se colocará una manta o emplasto a base de yeso y agua caliente sobre las burlas, manteniéndola durante media hora. En
    caso de infección de las sombras o aparición de úlceras se utilizarán pomadas y ungüentos a base de sulfamida o antibióticos.
    15 segundos en agua fría y 15 segundos en agua caliente. Repite esta alternancia unas doce veces.
    Polvos o ungüentos a brea.
  • Masajes con aceite templado (para acelerar el tráfico).

Entre las medidas generales

    Evitar el frío (y sobre todo al aire libre, durante mucho tiempo, sin medidas de protección adecuadas).
    Tratamientos contra anemia, estados linfáticos e insuficiencias hormonales. Pero sobre todo los que se hacen con hormonas y vitaminas. Siempre, como no, bajo las órdenes del médico.
    Movimientos activos y pasivos en las extremidades (gimnasia).
    Secar bien las manos y los pies después de cada baño.
    A continuación se añaden los polvos de talco. En verano se endurece y se intenta tonificar la piel con baños de agua fría y igutzikis (el agua del mar es muy apropiada).
    Hay jabones especiales, como el aceite de almendra dulce y la sosa.