¿Para bien o para mal?

1985/12/01 Iturriotz, J.M. Iturria: Elhuyar aldizkaria

Estoy seguro de que el lector, tú o alguien de tu entorno tiene la tarjeta de crédito. ¿Tu tarjeta es segura? ¿En qué consiste la seguridad de la tarjeta? Vamos a analizar este tema.

No han transcurrido veinticinco años desde la publicación de la tarjeta de crédito. Digo tarjeta de crédito porque generalmente se utiliza para ello. Pero en definitiva es una tarjeta de identidad. Estoy seguro de que el lector, tú o alguien de tu entorno tiene la tarjeta mencionada. ¿Tu tarjeta es segura? ¿En qué consiste la seguridad de la tarjeta? Vamos a estudiar este tema.

El nombre, código y plazo de validez del usuario que las primeras tarjetas llevaban grabadas con letras de listado en el anverso.

Posteriormente a estas tarjetas se les añadió una cinta magnética en la parte trasera. De este modo, el uso de las tarjetas se abastece de seguridad. Las tarjetas llevan grabado el código de escudo y otras informaciones en la cinta magnética. Pero al tratarse de una cinta magnética en la que casi cualquier persona puede leer su información, como por ejemplo modificar su información, escribiendo algo más sobre la información original. Por otra parte, esta cinta puede almacenar información muy breve (código secreto, datos personales y no más).

Por lo tanto, estas cintas se caracterizan por su versatilidad y capacidad, pero si ésta no es buena, peor aún es que no tiene ningún tipo de defensa con el exterior, es decir, cualquier persona puede manejar la tarjeta de cinta magnética (ladrones, etc.) La solución a este problema es una tarjeta con memoria protegida.

La tarjeta memori tiene un aspecto exterior similar al del resto, es decir, tiene dimensiones standardadas de 85x54x0,76 mm. Pero en las inmediaciones del vértice izquierdo superior tiene un microcinado electrónico labrado y se pueden ver al menos ocho orificios, que sirven para conectar eléctricamente el microcinado, así como vías de salida/entrada de información. Por lo tanto, la esencia de estas tarjetas es el microcinado. En él se guarda el código oculto, los datos personales y otras informaciones.

El microcinado es un paralelepípedo físicamente de 0,25 mm de espesor y unas decenas de mm2 de superficie (ver figura). Se coloca en una película de plástico metalizado que sirve de soporte a las zonas de contacto eléctrico.

Todo se coloca entre dos láminas de plástico con la forma y dimensiones elevadas de las tarjetas convencionales, es decir, una longitud de 85 mm, una anchura de 54 mm y un espesor de 0,76 mm.

El enlace eléctrico se obtiene mediante un bloque de ocho agujas en contacto con ocho puntos de contacto metalencados que están fuera de la tarjeta. (Ver imagen).

Las tarjetas memori llevan, además, una cinta magnética y la información escrita con letras de relax. Así, las tarjetas memori también cumplen las funciones de las cintas magnéticas.

Las tarjetas memori pueden almacenar más información y ofrecen muchas aplicaciones.

    Cajeros automáticos. El código oculto es imposible de conocer, si alguien intenta introducir un código que no es, la tarjeta bloquea la operación. Mucha seguridad.
    En ventanillas bancarias automáticas. Ajustes monetarios (metálico o de cheque).............................................................................................................................................................................................................................................
    Terminales financieros. Estos pueden estar ubicados en bancos o empresas. Es posible realizar cualquier tipo de operación o actualizar automáticamente las entradas contables. En
    terminales Videotex, sistema que permite realizar cualquier operación bancaria sin moverte de casa.
  • Puede ser la llave para los bancos de datos informáticos y, al mismo tiempo, si el valor de la información que le facilita el banco se descuenta de su banco o si el saldo es negativo, puede que no se le informe.

Así que se puede ver qué nos ofrece la tarjeta memori. Por un lado, una mayor seguridad, sin apenas riesgos, y por otro, la capacidad de almacenar cualquier información: Tus datos bancarios, tu teléfono, la declaración de la renta, la ficha sanitaria, el código personal de un posible tratamiento clínico complicado y personal y su ficha policial, su fama de moroso, etc.