María Jesús Esteban Galarza: “La actividad realizada a gusto es difícil que el trabajo no invada a lo largo de toda tu vida”

2022/11/11 Galarraga Aiestaran, Ana - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

María Jesús Esteban Galarza (Alonsotegi, 1956) es matemática y fue la primera en lanzar la tesina de matemáticas en euskera. Recuerda que en aquella época no había léxico universitario y que fue un trabajo fantástico pero bonito. Desde entonces ha continuado profundizando en el mundo de las matemáticas y actualmente forma parte del consejo de la ciencia del CNRS francés y del centro Ceremade de la Universidad de Paris-Dauphine. Es miembro y representante de otros organismos científicos: Consejo Internacional de Matemáticas Industriales y Aplicadas, la asociación EU-MATHS-IN, BCAM, Jakiunde… y ha recibido numerosos premios, entre ellos el premio CAF-Ielhuyar de méritos. Ha reconocido que la escasez de mujeres en su campo la altera y no renuncia a soñar.

Ed. Cyril Entzmann
MATEMÁTICA
¿Qué es lo que más te ha sorprendido, alterado o sorprendido desde que empecaste a trabajar?

Me han alterado muchas cosas en el trabajo a lo largo de la vida, porque yo soy muy rebelde [ríe]. Pero la mayoría de las veces los olvido rápidamente. Pero hay un asunto que no es para mí ni sorprendente, ni impactante, pero sí perturbador. Es decir, que las mujeres estén tan pocas en mi trabajo. A pesar de resistir al máximo, de no olvidar nunca, de intentar convencer a las chicas jóvenes… es difícil cambiarlo.

Si hablamos de asombro, me parece sorprendente cuánto ha cambiado mi vida desde que empecé a trabajar. En la investigación me pongo tranquilo, contento. Pero con el paso de los años mi trabajo ha ido creciendo y diversificándose, y la vida, poco a poco, se ha ido complicando mucho más, y casi desapareciendo la frontera entre la vida personal y profesional. ¿Para siempre? No creo, estoy envejeciendo y ahora igual recuperaré mi vida personal. Pero la verdad es que no lo esperaba cuando empecé a trabajar.

Lo que me ha pasado a mí también ha sucedido a muchos otros: si haces el trabajo que haces a gusto, con mucha afición, es difícil que el trabajo no invada toda tu vida…

¿Qué te gustaría ser testigo de la revolución o del descubrimiento?

Uno de mis grandes sueños es que los científicos encuentren una fuente de energía limpia y barata, aunque no creo mucho en ello. Se habla mucho, por ejemplo, del hidrógeno. Sin embargo, oídos algunos físicos e ingenieros expertos en ello, está muy claro que este objetivo está muy lejos de ser utilizado de forma amplia. Seguramente, con el hidrógeno como mínimo, no hay esperanza de que una fuente de energía limpia pueda ser utilizada de una manera normal y general mientras yo vivo… Pero los sueños no se deben abandonar, ¿verdad? Tal vez…