Desarrollan un sistema de localización de cuevas con arte rupestre

2020/09/30 Galarraga Aiestaran, Ana - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Pinturas encontradas en la cueva de San Pedro aplicando el modelo. Ed. Diego Garate en Maidaga

Investigadores de la Universidad de Cantabria y del País Vasco, en colaboración con espeleólogos, han diseñado un modelo de identificación de cuevas de arte rupestre a través de sistemas de información geográfica.

El estudio, dirigido por Diego Garate Maidagan, ha sido publicado en la revista Journal of Anthropological Archaeology. Han determinado que lo han aplicado en la Comunidad Autónoma del País Vasco, pero el sistema es útil en cualquier otro lugar del mundo.

En el artículo se recuerda que la vertiente cantábrica es rica en cuevas con pinturas paleolíticas, pero hasta el año 2001 sólo se conocían seis cuevas decoradas en la CAPV: Venta Laperra, Arenaza, Santimamiñe, Goikolau, Ekain y Altxerri. Convencidos de que debían estar más, Garate y sus compañeros han realizado en los últimos años campañas intensivas de búsqueda. El resultado: en lugar de seis, son 28 las cuevas decoradas conocidas en la CAPV.

En primer lugar, se revisaron las cuevas en las que se encontraban los yacimientos paleolíticos, pero posteriormente, para que la búsqueda fuera lo más exitosa posible, se desarrolló el modelo a partir de la información cartográfica, los criterios de selección y el análisis estadístico. Según los investigadores, catorce variables son las más significativas, como son la altura desde el nivel del mar (todas han visto que están por debajo de los 460 m), la distancia al río más cercano, la presencia de restos del Paleolítico Superior (de 28 a 22), la distancia actual al mar, la pendiente de la entrada…

Se ha demostrado que el modelo es útil, lo que ha permitido encontrar un conjunto de arte rupestre paleolítico en la cueva de San Pedro (Busturia).

Por otro lado, se ha observado que desde hace años determinados lugares con altas probabilidades de ser un arte rupestre (probabilidades superiores a 0,75) están siendo utilizados para la minería y la explotación de canteras. Los investigadores también han mencionado otras limitaciones, problemas de conservación y preferencias culturales. Sin embargo, al margen de estos, los resultados de la investigación demuestran que el modelo es adecuado, incluso para tomar medidas de protección adecuadas al patrimonio arqueológico.