Connected Home over IP, estándar de comunicación para domótica

2020/12/01 Leturia Azkarate, Igor - Informatikaria eta ikertzaileaElhuyar Hizkuntza eta Teknologia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Desde hace años hemos visto cómo se han ido extendiendo los sistemas domóticos en los hogares. Es decir, sistemas que permiten automatizar, controlar remotamente y gestionar de forma más inteligente y eficiente los dispositivos y aparatos del hogar. Sin embargo, los principales desarrolladores de sistemas domóticos disponen de protocolos de comunicación e interfaces propios e incompatibles. Es, sin duda, un gran obstáculo para la difusión de la domótica. Todo ello se verá modificado por el nuevo estándar que el operador principal está desarrollando para conectar dispositivos domóticos: Connected Home over IP.
Ed. NicoElNino/Shutterstock.com

Hace casi seis años escribimos aquí sobre la domótica, en el artículo titulado Las casas también inteligentes. Allí contábamos en qué consiste un sistema domótico, y dijimos que en los próximos años se iban a desplegar mucho. Eso es lo que ha ocurrido en parte, pero seguramente no pensábamos lo mismo. Entonces decíamos que había muchos sistemas diferentes para controladores, comunicaciones e interfaces, incompatibles entre sí, lo que dificultaba mucho la situación tanto a productores como a compradores. Piénsese que un fabricante de dispositivos debía asumir el desarrollo y mantenimiento de todos los sistemas y protocolos, o bien “casarse” con un sistema y reducir el mercado potencial. Desde el punto de vista del comprador, había que elegir entre dos cosas: una vez seleccionado un sistema de domótica, condicionar la elección de los dispositivos que en el futuro podría comprar o disponer de muchos controladores diferentes. Pues esta situación se mantiene.

Los gigantes tecnológicos también están aquí...

Las cosas no siguen exactamente igual, ya que se han puesto en escena nuevos actores. Los conocidos gigantes tecnológicos de toda la vida que meten la punta de todas las cosas están provocando y condicionando el mundo de la domótica: Google, Apple y Amazon.

Y es que en los sistemas de domótica es muy habitual que además de controlar nuestros dispositivos con interruptores interiores, termostatos y otros mandos, también se quiera controlar de forma remota. Para ello es necesario utilizar routers o routers que nos permitan acceder a los dispositivos desde fuera de casa, además, en el caso de disponer de diferentes sistemas domóticos en el hogar, son necesarios varios routers, lo que aumenta los riesgos de los agujeros de seguridad. Dado que los altavoces inteligentes de las tres empresas mencionadas estaban conectados a Internet en muchos hogares, a estos altavoces inteligentes se unió la funcionalidad de controlar los aparatos domésticos. Pero, por supuesto, cada uno desarrolló sus propios sistemas y protocolos.

Así, en la situación previa a la aparición de estas gigantescas empresas, en la domótica se estaba imponiendo el protocolo Zigbee (más de 500 compañías en la asociación Zigbee Alliance, entre ellas Ikea, Philips, Samsung...), y en la actualidad existen otros tres sistemas en el mercado: Nest de Google, InicioKit de Apple y Alex de Amazon. Los sistemas son incompatibles entre sí y la mayoría de los dispositivos domésticos con capacidad de domótica funcionan sólo con uno de ellos. Por eso, apostar por un sistema te deja más ligado para el futuro que firmar una hipoteca.

Connected Home over IP, el estándar del futuro

Como nos enseñó Highlanders, este tipo de sistemas incompatibles suelen tener como destino jugar a la guerra hasta que uno de ellos se quede (recuerda VHS/2000/Betamax, Blu-Ray/HD DVD...). Sin embargo, en este caso, todos los agentes se han puesto de acuerdo para crear e implantar un protocolo y un sistema de comunicación estándar único. Las cuatro organizaciones citadas (Alianza Zigbee, Apple, Amazon y Google) y ComCast crearon en diciembre de 2019 el proyecto IP Connected Home over, con el objetivo de lograr la compatibilidad entre dispositivos y software de hogares inteligentes y Internet de las Cosas.

Connected Home over IP (algunos también llamados CHIP) será estándar abierto y sin royalty cuyas especificaciones se están poniendo en GitHub. Como su nombre indica, se construirá sobre la IP. Se pretende que el primer borrador se publique para finales de 2020 y que el estándar sea para el año 2021.

Por lo tanto, todo en buen camino, en breve se volverá la situación, ya que los fabricantes de dispositivos domésticos no tendrán que elegir y se simplificará el desarrollo, facilitando así la vida a los compradores (residencial). Entonces sí, es entonces cuando puede venir la verdadera expansión de las casas inteligentes.

Nuevos aspectos desconocidos

Sin embargo, a pesar del estándar CHIP, todavía existen más factores disuasorios para la ampliación y estabilización de la domótica. Una de ellas es la tecnología 5G. Con frecuencia se menciona que las mejoras en la velocidad y latencia de la nueva generación de comunicaciones de los teléfonos móviles también supondrán su uso en otros ámbitos más allá de la telefonía, siendo uno de los principales usos el Internet de las Cosas y la domótica. Sin embargo, las incertidumbres sobre esta tecnología, algunas por motivos geopolíticos y económicos, otras por el previsible daño a la salud, ponen en peligro su extensión, tanto a nivel global como domótico.

También hay que tener muy en cuenta el tema de la seguridad y la privacidad. Si un cracker se da cuenta de nuestro teléfono móvil o de nuestro ordenador, nos puede hacer mucho daño, pero piensa qué puede pasar si se toma conciencia de nuestra casa inteligente (y de sus cámaras de seguridad, cerraduras…).

Por último, hay quien dice que poner la domótica inteligente calificadora que hoy conocemos es algo más que un control manual centralizado. Dicen que la verdadera casa inteligente todavía no ha llegado; que para que se merezca ese nombre, un hogar debería utilizar muchos más datos de nosotros y de fuera y técnicas de inteligencia artificial. Por ejemplo, la casa debería ser capaz de despertar por la mañana para adelantar la alarma, sabiendo que ha habido un accidente de tráfico y teniendo en cuenta el tiempo que tardamos normalmente desde que nos despertamos hasta que salimos de casa y en nuestra agenda tenemos la primera cita del día; o para decidir cuándo encendemos la calefacción para que estemos a gusto cuando lleguemos a casa, teniendo en cuenta nuestra temperatura de confort habitual, las horas habituales de llegada a casa (con la cerradura) y el tiempo necesario para pedir las compras de la casa y el tiempo de casa en el momento y el tiempo que la casa para poder enviarnos a casa para poder calentar las compras desde la temperatura de la casa, y el tiempo de la casa, y el tiempo de la temperatura de compra, y el hogar, el tiempo de la casa, el momento y el tiempo de la hora de compra, y el tiempo de la casa, los hábitos de compra, y el momento en el tiempo de la temperatura, el hora de la hora de comer, el momento.

Pero qué queréis decir, yo no quisiera una casa que decida todo y nos haga aún más pasivos. Y que Google o Apple, además de conocer nuestra agenda, nuestras búsquedas, toda la navegación y movimientos en Internet, conozcan todas nuestras costumbres dentro del hogar. No necesitábamos más... Además, sabemos quién dispone de los datos necesarios, con lo que Google puede separarse de la competencia y ponerse al monopolio en la domótica. Para darte cuenta, ¡tendremos que entrar (bueno, aún más) hasta dentro de casa! Y para ello no necesitábamos el estándar IP Connected Home over...

Gai honi buruzko eduki gehiago

Elhuyarrek garatutako teknologia