Secretos de las ballenas

1991/09/01 Martinez Lizarduikoa, Alfontso | Sarda taldea Iturria: Elhuyar aldizkaria

Los cetáceos con barbas de balas son los llamados misticetos. Estas son las que normalmente se consideran verdaderas ballenas. Entre estas especies destacan las siguientes: la ballena gris, el tocino, el cereal y la ballena vasca.

Agricultores de los campos de fondo marino

Los cetáceos con barbas de balas son los llamados misticetos. Estas son las que normalmente se consideran verdaderas ballenas. Entre estas especies destacan las siguientes: la ballena gris, el tocino, el cereal y la ballena vasca.

La ballena gris lanza el barro de dos formas: a) emergiendo, o b) bajo el mar.

Por las características de la ballena gris, ella sola forma familia (Eschrichtiidae) entre cetáceos. Tiene zonas muy raras y oscuras sobre la cabeza, probablemente como restos fósiles de su origen mamífero. Cuando nada en la superficie del agua es fácilmente reconocible por el suave color gris de su cuerpo. El aspecto que los parásitos dan a la cabeza es muy espectacular, y el doble chorro de agua que surge de esa cabeza puede llegar hasta los cuatro metros de altura. En reposo puede durar más de media hora sobre el mar y a menudo se ve nadando con los delfines.

Estos animales son grandes migrantes y pueden llegar a recorrer unos 20.000 kilómetros al año. Tiene depredadores muy feroces. Una de ellas es su entorno natural, la espadaña. El otro, más terrible, el ser humano. En el océano Atlántico vivían en su día 100.000 ballenas grises y hoy en día, debido a las masacres sufridas, no hay ninguna. En el Pacífico había 30.000, y a principios de siglo ya sólo había 4.000. Ante la desaparición de la especie se tuvieron que tomar medidas y prohibir la pesca de ballenas. En la actualidad se ha incrementado hasta 10.000.

En los últimos años se ha vuelto a poner de moda la ballena gris, sobre todo por los descubrimientos de los investigadores a partir de 1975. Ese año, en el Mar de Bering, comienzan a investigar el fondo para construir plataformas petrolíferas en esos lugares. Durante estos trabajos se descubrió (sorprendido) que el fondo marino estaba atravesado por caminos y agujeros largos y amplios. Las causas de estos prados y caminos submarinos eran, en principio, absolutamente misteriosas para los investigadores.

Explorando el suelo submarino Mortsa en busca de comida.

Al cabo de unos años comenzó a aparecer más datos y lo que en principio no era más que una sospecha, se hizo realidad. Sus ingenieros eran ballenas grises y morsas. ¿Pero cómo es posible realizar este tipo de obras de ingeniería? Y todavía más excitante: ¿por qué las ballenas hacían esos trabajos increíbles?.

XIX. En algunos escritos de los balleneros del siglo XX se puede leer que algunos cetáceos vieron la boca colmatada saliendo del mar. Es más, si se coge una ballena y se rompe el estómago se comprobó que se encontraron grandes masas de animales como la quisquilla. Estos testimonios expresados por los balleneros y las últimas investigaciones han dado lugar a un modelo coherente de lo que puede suceder en el submarino, cuando en la actualidad se está descubriendo ese misterio inexorable del fondo marino.

Según este modelo, las ballenas grises serían campesinas de prados o campos submarinos, mientras que las morsas serían ingenieros de caminos directos. El mar de Bering reúne 200.000 morsas y miles de ballenas grises. Entonces se forma una ciudad marina compleja y viva en la ladera del mar. Las morsas, los sedimentos del fondo marino, comienzan a revolverse en cualquier lugar para capturar las almejas que habitan en los barros y otras 60 especies bentónicas.

En este trabajo continuo, adaptan largos y rectos caminos de kilómetros. La ballena gris, en cambio, gusta de los anfípodos del fondo marino. Por ello, cuando llega al fondo del mar, agacha la cabeza con la sórdida y lleva la lengua hacia atrás, provocando la presión de absorción en el hueco de la boca. Como consecuencia de esta técnica, se aspira todo el barro del fondo y se introduce en la boca. La utiliza de un lado a otro de la boca y en este proceso la filtra, atrapando las esquinas que tanto le gustan.

Finalmente, el lodo vuelve a ser expulsado en otro lugar o lo deja sobre el mar cuando va a tomar oxígeno. El último paso de esta compleja práctica era precisamente el que veían los pescadores de balas: que la ballena llevaba el barro por la boca cuando sacaba la cabeza a la superficie.

Ballena gris con barro en la boca captado en las llanuras submarinas.

Para darnos cuenta del tamaño de estos trabajos, recogemos los datos aportados por los investigadores. El fondo marino arado por ballenas grises tiene una superficie de 1.200 kilómetros cuadrados (casi un territorio como el de la Baja Navarra) y una alimentación allí recogida de 200 millones de kilogramos. Las morsas, por su parte, mueven 100.000 millones de kilos de barro en la misma temporada. Por lo tanto, estos animales excitantes moverían los limos que el río Yukon vierte al mar durante todo el año, como grandes agricultores. Los investigadores también han tomado conciencia de la importancia de este trabajo agrícola.

Las quisquillas que capturan las ballenas viven en sistemas de agujeros formados en el suelo marino. Las ballenas rompen esta estructura al atrapar las quisquillas, pero las más pequeñas son capaces de escapar entre los balleneros y volver a navegar. Entonces, además de comer las ballenas, al igual que los campesinos, sembran la tierra arada (con pequeñas esquinas) para que la cosecha del año siguiente sea abundante, ya que las pequeñas esquinas reconstruirán y modelarán la estructura del suelo.

Dinosaurios marinos

Podemos considerar el cielo como un dinosaurio marino si se tiene en cuenta el enorme tamaño que alcanza en algunas especies. El rorcual azul es el animal más grande del planeta. Hace unos años los paleontólogos descubrieron el dinosaurio más gigantesco de la tierra. Tenía unas medidas increíbles y todavía no sabemos cómo consiguió caminar sus piernas sin romperse (por el peso que tenía), o cómo se arreglaba dando tanta comida a un cuerpo tan inmenso como éste.

Este dinosaurio de ficción tenía una altura de 17 metros y un peso de 100.000 kg. Junto a este animal también aparece el rorcual azul gigante. La longitud del rorcual azul es de 30 metros, casi dos veces la del dinosaurio. Y el peso del cuerpo es de 150.000 kg. Sin duda, estamos ante el animal más pesado de todos los tiempos en nuestro planeta, pero al estar siempre sumergido no tenemos una conciencia clara de su tamaño.

Los cielos son nadadores muy hábiles y pueden alcanzar velocidades de hasta 48 km/h. Teniendo en cuenta el enorme tamaño de estos cetáceos, desde hace muchos años los pescadores de ballenas han estado muy interesados y la pesca del rorcual azul ha sido despiadada. Para darse cuenta de ello, pensemos que con la captura de este tipo de ballenas se puede obtener un beneficio de 20 millones. Las consecuencias son triste. De las 200.000 ballenas que se atribuían a principios de siglo, sólo 5.000 fueron retenidas sin control. Hoy en día están protegidos y el número ha subido a 10.000, pero todavía está en peligro de extinción porque los pescadores piratas ilegales se ríen de las nuevas leyes de protección.

El rorcual azul puede permanecer sumergido durante cincuenta minutos sin tomar oxígeno. Además, estos animales pueden circular a gran profundidad con todo lo que ello conlleva. Han tenido que superar muchos problemas relacionados con la respiración y la descompresión.

Recientemente, y a través de un equipo muy sofisticado, ha sido posible fotografiar a la ballena trabajando el gris. En la foto, la ballena lanza con fuerza el barro recogido durante el nado.

El hombre, por ejemplo, renueva en cada respiración el 20% del aire de los pulmones. No así las grandes ballenas. Estas pueden llegar a renovar hasta un 90% en cada respiración. Por lo tanto, cuando las ballenas se sumergen bajo el agua, llevan una gran carga de oxígeno para mantenerse en el fondo del mar sin respirar durante mucho tiempo. Además, los músculos de las cerezas no consumen oxígeno cuando trabajan (son anaeróbicos). Durante las inmersiones, los cielos consiguen reducir la presión sanguínea en las arterias pequeñas, de manera que en las arterias grandes (y por tanto en el cerebro) hay más oxígeno. La temperatura corporal también disminuye a medida que el animal se sumerge en las profundidades del mar. Todos estos mecanismos logran, por tanto, que el rorcual azul se convierta en un animal muy propicio para mantenerse submarino.

Y las presiones de fondo, ¿cómo las soportan?. Los esqueletos pectorales de los cielos y la flexibilidad del diafragma mantienen apretados los pulmones, equilibrando así las altas presiones. Con una mezcla especial de escafandra y gases, el hombre puede sumergirse hasta 170 metros. Siendo el cielo también un mamífero, la fisiología especial que lo ha modelado permite alcanzar sin problemas hasta 300 metros o más. El rorcual azul, junto a este mecanismo, tiene otra característica muy peculiar de aumentar su capacidad. Es decir, cuando se sumerge se baja el ritmo del corazón, pudiendo llegar a producir sólo un latido del corazón por minuto.

Para los investigadores siempre ha sido un gran misterio conocer cómo consiguen estos animales superar su descompresión, con la máxima velocidad y sin detenerse recorriendo el fondo del mar hasta la superficie del agua. El mecanismo que han inventado los mamíferos marinos para superar este problema puede ser muy interesante para las personas, para que en las expediciones que se van a realizar en los próximos años en la exploración marítima utilicemos el mismo sistema que ellos mismos y seamos capaces de bucear como los cetáceos en el futuro sin disfraces.

Sabemos que en el submarino los seres humanos deben respirar aire a alta presión y entonces el nitrógeno entra en la sangre a concentraciones mayores de las necesarias. Si al volver a la superficie del agua hace el recorrido con prisas, el nitrógeno no tiene tiempo para pasar a los pulmones y liberarlos allí. En este caso, la presión inferior convierte el nitrógeno en una burbuja y si estas burbujas se colocan en las arterias o venas pueden provocar embolias o parálisis poniendo en peligro la vida.

Cuando los cetáceos se dirigen hacia arriba dominando el ritmo cardíaco, aumentan el número de pulsaciones y, por tanto, aceleran el transporte de sangre. De esta forma sencilla, el nitrógeno disuelto en la sangre queda eliminado. Además, cuando estos animales salen al fondo del mar, la presión que comprime el alveolo pulmonar hace que el aire pase a los alvéolos y pulmones, disminuyendo así la cantidad de nitrógeno que puede entrar en la sangre.

Los cielos son grandes migrantes y en invierno se concentran en la frontera entre aguas templadas y cálidas. Ahí se materializa la reproducción de estos gigantes. Cuando el bebé da a luz (sólo una por vez), la hembra le da una leche muy grasa y rica. Sin embargo, los padres no comen nada en los meses que circulan por estas aguas templadas. Cuando las aguas están demasiado calientes, vuelven a los mares arcaicos y antárticos para degustar el delicioso krill que hay. Para cazar la comida, como se ha indicado anteriormente, mientras abren la boca y nadan, el agua que entra es filtrada aislando el krill existente. En una ocasión, en el estómago de una res capturada se encontró una carga de 2.000 kilos (5 millones de conchas).

Dinosaurios marinos: Dos rorcuales juegan con dos niños.

Otra curiosidad es que el rorcual azul puede llegar a vivir 80 años, o que los aficionados a las ballenas le pusieron en el agua de seda, un animal que al igual que el cerdo lo tiene todo aprovechable. En el caso del cereal, además, utilizan huesos para venderlos como estiércol o pienso en caso de rotura y polvo. Los aficionados a las ballenas le llamaron también rador de ballenas, ya que hacía las cosas al revés. Una vez metido el arpón, a diferencia de la ballena negra, ésta iba al fondo del mar. Por ello, los aficionados a las ballenas actuales expulsan artificialmente a estos animales tras su muerte para mantenerlos en la superficie del agua.

Xibarta, la ballena cantante

Los Xibartek, aunque pertenecen al grupo balaenopteridae, tienen muchas propiedades comparativas. En la cabeza aparecen curiosos corchos y aletas largas, de cinco metros de longitud, muy especiales por muchos motivos en el pecho. Junto a ellos destacan sus 22 estrías en la parte inferior y sus 330 rebabas en cada mordaza. El Xibarta es una ballena que se desplaza lentamente y es muy bonito ver su cuerpo gris oscuro cuando sale del mar influyendo en las aletas blanco-negras. En la aleta negra de la cola, cada animal tiene sus propias manchas blancas, que cumplen la función de su documento de identidad. Cuando se sumerge, estas características de la aleta aparecen claramente.

En los últimos años, la capacidad de salto de la Xibarta ha sido especialmente apreciada por el investigador. ¿Por qué saltan tan espectaculares? ¿Cuáles son las causas?.

XVIII. y XIX. Esta forma de proceder era conocida por los balleneros del siglo XIX, a los que también se le denominó: la ruptura. La ruptura es el gran salto que suele realizar el share volando sobre el mar. Cuando esto ocurre, los seres humanos tenemos una oportunidad única para ver toda la ballena. Tras permanecer en el aire, vuelve a caer al mar, provocando un gran revuelo cuando el cuerpo toca contra el agua. ¿Cómo se soluciona el share, con un peso tan alto (unos 40.000 kg), para dar este tipo de saltos?.

El Xibarta tiene gran habilidad para realizar vuelos en el mar. En esta imagen el tojo sale a la superficie.

Como ya sabemos, la velocidad del share aumenta cuando se sumerge. De repente, inclina la aleta caudal hacia arriba, lo que, a la manera de los aviones, le da una gran velocidad de vuelo. Entonces, sale del agua con una fuerza enorme empujando el cuerpo hacia el aire. Cuando sale del agua, coloca el cuerpo en la esquina, da una vuelta completa en el aire a modo de girasol, y al volver al agua, rega en su caída todos los rincones de la zona generando un ruido espectacular.

Parece que este comportamiento espectacular está relacionado con el comportamiento social. La ballena que está rompiendo parece demostrar su capacidad ante sus rivales en busca de hembras. Pero las ballenas tienen que estar muy cerca para verse. Por lo tanto, este mecanismo sería útil cuando apenas hay distancia entre ellos. Por ello, algunos investigadores le han dado una interpretación diferente.

En visitas recientes, se han dado cuenta de que estos saltos de los Xibart son más frecuentes cuando hay viento. Pero la proliferación de saltos no se produce cuando se producen rachas de viento bruscas, sino cuando el viento poco a poco aumenta su velocidad.

A medida que el viento aumenta, los saltos de las ballenas aumentan. Parece ser que el bullicio que genera la caída de la ballena tiene más posibilidades de extenderse más lejos por el viento. Los Xibart han adaptado su comportamiento porque lo sabían, y cuando tienen la situación adecuada, saltan más para que sus mensajes lleguen lo más lejos posible.

Pero hay otra teoría. Teniendo en cuenta que todas las ballenas se extienden bajo el agua (y no sobre el mar) y que los sonidos pueden extenderse bajo el agua en condiciones adecuadas, algunos zoólogos consideran que el sonido producido por la fractura es para propagarse en el agua. Es decir, mensajes que no pueden recibir visión ni audiciones a través del aire, podrían ser transportados a través del agua del mar.

En la siguiente imagen se muestra paso a paso la técnica de los saltos que dan los senderos. Toma marcha. Flexiona la aleta trasera hacia abajo y después hacia arriba. Salir a la superficie del agua, dar la vuelta al aire y caer boca arriba produciendo un ruido intenso.

Los Xibart también tienen otras formas fascinantes de actuar. Por ejemplo, su sofisticada técnica de caza para obtener comida. En los últimos tiempos hemos podido saber a través de investigaciones submarinas que estos cetáceos trabajan conjuntamente en la captura de alimentos. Cuando ven la comida, unos amigos se reúnen y empiezan a moldear las redes de burbujas. A su vez, se lanzan por las partes inferiores y laterales, asustando y rodeando las piezas de caza. Cuando las presas, al igual que un rebaño de ovejas, están cercadas en la cárcel de burbujas, comienzan a sembrar las toallas. Una vez más, nos aparece el comportamiento desarrollado de los mamíferos, acercándonos cada vez más a los inteligentes.

Pero uno de los secretos más excitantes que los Xibart han guardado durante millones de años, por primera vez lo hemos sabido hace pocos años.

En abril de 1964, el prestigioso zoólogo Roger Payne se adentró en el mar de las islas Bermuda, con el objetivo de estudiar los comportamientos de las ballenas en su entorno. El zoólogo regresó fascinado por aquella atractiva aventura. Según lo que él explicaría a continuación, en algunos momentos tenía una impresión que estaba en otro planeta y sus seres inteligentes eran ballenas.

En este oscuro submarino, las ballenas se movían constantemente emitiendo numerosos sonidos y melodías. El zoólogo grabó todas las canciones y melodías y luego las analizó a través del ordenador. Como resultado del estudio, se comprobó que los sonidos emitidos por las ballenas eran muy grabados, y que muchos de ellos eran inaudibles para el ser humano, ya que el lenguaje entre las ballenas estaba prohibido para nosotros.

Las canciones (o entrevistas) creadas por Xibarte tenían una duración de una hora. Muchas veces esas canciones se repetían nota a nota, respetando los compases y las medidas. Por lo tanto, no eran sonidos emitidos por casualidad, sino creados por una voluntad. Estas ballenas, cuando llegaba la época, abandonaban el mar tradicional con un canto especial y, seis meses después, volvían al mismo lugar, retomaban la canción que habían dejado (con nota exacta), como si no hubiera ocurrido nada en ese tiempo. Estas canciones, por su parte, van cambiando cada mes de forma estructurada y concreta, ya que las ballenas tenían un calendario especial adaptado.

La técnica de caza de Xibart es muy sofisticada. En la imagen, una tosta organiza una red de burbujas para capturar peces en su interior.

Analizando estas canciones se comprobó que contenían 106 bits de información. Este es aproximadamente el contenido informativo de las obras clásicas de la Ilíada o Odisea. Por lo tanto, podemos encontrarnos ante una protolengua. Además, estos sonidos sirven para comunicarse con ballenas situadas a una distancia de 15.000 kilómetros. Los sonidos que emiten los Xibart tienen una longitud de onda muy grande. Esto significa que el agua del mar no puede absorber el sonido, por lo que los mensajes enviados por estas ballenas pueden ser transportados de una punta a otra.

Las ballenas, por tanto, son seres amistosos que adaptan saltos, cazadores, nadadores, pescadores. También juegan y aman, respiran a través de los pulmones como el ser humano e intercambian información, cuyo contenido es similar al de nuestros clásicos. Se trata de una red submarina para comunicarse entre sí. Sabiendo todo esto, ¿se pueden considerar estas ballenas como seres con inteligencia humana? ¿Las canciones que emiten las ballenas son signos de comunicación o en el fondo de esas canciones hay espacio para la improvisación, la sensación y la poesía?