}

Presentan la prueba del abc

2012/09/19 Roa Zubia, Guillermo - Elhuyar Zientzia Iturria: Elhuyar aldizkaria

Ed. Fundación Elhuyar

En el mundo de las matemáticas, los márgenes están mezclados: El matemático japonés Shinichi Mochizuki ha presentado una prueba del aiero abc, uno de los grandes retos que se encontraban (o existen) dentro de la teoría de los números. Si la prueba está bien —dicen los matemáticos—, será uno de los grandes avances de los últimos tiempos, como los de Grigori Perelman o Andrew Wiles, que presentaron el aieru de Poincaré y la prueba del último teorema de Fermat, respectivamente. Gracias a estas obras se han convertido en la estrella de la matemática moderna. Para que Mochizuki sea asimilado a ellos, hay que confirmar que la prueba está bien.

Pero para ello, los matemáticos necesitan tiempo, ya que Mochizuki ha creado una nueva rama de las matemáticas para poder demostrar el abc: la teoría Teichmüller del universo.

Lo que hay que demostrar parece sencillo; se refiere a fórmulas de tipo a+b=c, donde a, b y c son números enteros con un exponente de números enteros. Pero estas fórmulas aparentemente sencillas han traído consigo grandes retos de la matemática moderna, como el último teorema de Fermat.

En este caso, abc es decir, este tipo de fórmula se aplica a los números primos. Es una teorización sobre las relaciones entre los números primos y es la generalización de muchos otros. Esto significa que si el abc queda probado, muchos otros también quedarán probados.

Por eso muchos matemáticos han buscado una prueba desde que David Masser y Joseph Oesterle propusieron, desde 1985. Por ejemplo, el propio Wiles, que demostró el teorema de Fermat, intentó. Ahora Mochizuki ha utilizado técnicas muy novedosas y ha realizado una prueba de 500 páginas. La comunidad de matemáticos deberá comprender, revisar lo realizado y decidir si aceptan o no la prueba. Mochizuki goza de buena reputación entre otros matemáticos, es riguroso y claro, y es muy posible que tenga una prueba directa. Sin embargo, hay que confirmarlo; todavía no se ha dado por probado oficialmente la conjetura abc.