De París a Pamplona

1990/09/01 Oilarra, A. Iturria: Elhuyar aldizkaria

Una vez concluida la quincena organizada por la UEU en Pamplona, es interesante hacer un repaso por las diferentes áreas de información. La conferencia introductoria fue confiada a una investigadora residente en París, María Jesús Esteban. Cuando tuvimos la oportunidad de acercar el micrófono tuvimos la siguiente entrevista.

Elh.- Algunos detalles sobre tu vida (dónde nació, etc.) ¿nos lo daría?

M.J.E.- Nací, nací en Barakaldo hace 34 años y luego viví en Burgos hasta los siete años y luego en Basauri. Estudié Matemáticas en Leioa. Luego fui a París a hacer la tesis y me quedé allí.

Elh.- ¿Y cuándo fue a París?

M.J.E.- Hace 12 años, en 1978. Me fui a hacer la tesis para tres años, y luego me quedé allí viendo cómo sucedieron las cosas.

Elh.- ¿Cuál fue el motivo de la tesis en París y no en Leioa?

M.J.E.- En Leioa no había ninguna posibilidad en aquel momento. Ahora es un poco más fácil, pero no es fácil hacer la tesis en Leioa y hacerlo con matemáticas. La cuestión era ir a Madrid o a París y yo prefería a París porque hay más opciones. Además, el gobierno francés me dio una beca y me fui allí.

Elh.- Tras la tesis en París, ¿qué?

M.J.E.- Después de terminar la tesis me dieron un buen trabajo en investigación y entonces era bastante tentador. Para empezar, me pararé un poco más pensando, una vez terminada la tesis es bastante difícil seguir y seguí y luego me casé con uno de allí...

Elh.- ¿Y tú en qué trabajo exactamente: sólo en clase, en clase, en investigación...?

M.J.E.- Mi puesto de trabajo es exclusivamente de investigación. A veces doy clases porque yo quiero, pero mi trabajo es sólo investigación.

Elh.- Tú cómo lo ves: ¿los investigadores deben ser profesores al mismo tiempo o deberían haber puestos especiales para investigadores y profesores? Aquí hay debate en la universidad.

M.J.E.- Francia no es el único lugar, pero hay una organización de investigación (sin necesidad de dar clases) y normalmente son los profesores los que realizan las investigaciones. Creo que es mejor dar clases, hacer investigaciones al mismo tiempo como profesor. Quizás dar menos clases para poder hacer investigaciones. En algunos casos especiales, si es genio, sería bueno dedicarse sólo a la investigación, pero si no, no creo. Yo, por ejemplo, probablemente empiezo en la universidad.

Elh.- Ayer en la conferencia introductoria expudiste qué puede hacer un matemático en la sociedad. ¿Volvería a explicar brevemente lo que dijo ayer o lo que un matemático puede hacer en la sociedad actual o en la actualidad?

M.J.E.- Yo hablé de la aplicación de las matemáticas, intenté explicar cómo un matemático puede trabajar hoy en día en problemas concretos y me di algunos ejemplos. Por ejemplo, expliqué cómo trabajan en proyectos concretos que trabajan con físicos e ingenieros en algunas industrias.

Fdo.- ¿Pondrías algún ejemplo?

M.J.E.- Los que dije ayer, por ejemplo: para hacer aviones o para aprender la forma óptima de una estructura y cosas como estas, cómo diseñar un material con buenas propiedades (elasticidad, etc.) disponer. Los modelos que se utilizan para aprender estos problemas son matemáticos y en ellos trabajan algunos matemáticos.

Lh.- Existe una división entre la matemática pura y la matemática aplicada. ¿Cómo ve usted el futuro de las matemáticas en este momento a medio plazo? ¿De dónde va a ir la matemática?

M.J.E.- Hay que hacer de todo, no sólo de cara a la aplicación. A veces esto les llevaría a trabajar en una vía muy estrecha. Normalmente en la matemática aplicada hay problemas muy especiales y luego hay que aprender un poco los pasos que se vulneran desde el punto de vista matemático; ver más, estudiar la teoría que hay alrededor y hacer las cosas. Por lo tanto, creo que ambas son necesarias. Trabajar sólo en matemáticas aplicadas no tiene sentido; también hay que hacer matemáticas básicas. Y eso es un peligro en la mayoría de los casos, porque ahora se da dinero para hacer cosas aplicadas, los gobiernos dan dinero, y se necesitan bases, porque sin base no se puede trabajar durante mucho tiempo.

Elh.- ¿Y de dónde va en este momento la vía de investigación de la matemática pura?

M.J.E.- Ahora es más difícil de explicar, es más especializado. En muchas vías se trabaja sólo en matemáticas; en el algebra, en la geometría... creo que es difícil explicarlo, en la topología algebraica hay bastante contacto. Hoy en día se ve mucho para qué sirve trabajar en matemáticas.

Elh.- Al menos en los últimos tiempos, quizás mezclado con la física, se oye mucho sobre la teoría del caos, sobre los fractales y sobre cosas así y ¿los matemáticos tienen algo que decir en los aspectos teóricos?

M.J.E.- Sí. El lugar donde puede estar el caos o qué son los fractales son problemas puramente matemáticos, además de físicos. Muchos matemáticos trabajan sobre el caos, por ejemplo. Pero el caos no es un problema fundamental, hay mil problemas más interesantes.

Elh.- Ayer mencionó la ética en su discurso, la ética de los investigadores. ¿Qué es la ética de los investigadores?

M.J.E.- Dependiendo del proyecto en el que estés involucrado, si te gustan o no los objetivos de este proyecto, a veces las implicaciones son altamente contaminantes; en la industria armamentística o en este tipo de cosas o manipulaciones genéticas. A unos no les importa, pero a otros sí, y entonces no quieren trabajar en esas cosas. En este momento es un problema totalmente personal. Los que quieren trabajan en ello y los demás dicen que no.

Elh.- Ayer hubo un pequeño debate en el salón de actos. De hecho, la industria privada utiliza en este momento, al menos en el País Vasco, los recursos de la universidad para realizar la investigación. ¿Hasta qué punto debería estar controlado por las instituciones o hay que organizar mecanismos al respecto?

M.J.E.- Sería posible que una organización estuviera en la universidad para encauzar un poco este contacto. Por un lado, para captar las demandas de la industria y después, junto con los investigadores, distribuir el trabajo existente y controlar lo que se hace. Hay asociaciones de este tipo en el exterior.

Elh.- ¿Cómo se resuelve este problema en Francia?

M.J.E.- Existen asociaciones de este tipo en la universidad. Si un investigador que trabaja en la industria tiene un proyecto y no conoce a ningún investigador que pueda trabajar sobre el mismo, se pone en contacto con estas asociaciones y las asociaciones ponen en contacto a una persona propia de la universidad para que pueda llevar a cabo ese trabajo y canalizar la negociación. Hay asociaciones de este tipo, privadas. Entonces, normalmente, estas asociaciones controlan a los científicos. Estos científicos actúan como puente entre otros investigadores y entre la industria y, normalmente, reciben un determinado porcentaje. Es un negocio.

Elh.- ¿No puede la industria privada controlar de alguna manera la investigación que se realiza en la universidad a través del negocio?

M.J.E.- Si la gente lo acepta. A veces los proyectos que proponen no son interesantes y sólo se consideran por dinero, pero en otros casos se realizan estudios muy interesantes y todo está muy marcado y de muy poco interés.

Elh.- Pasando a otro ámbito, ¿cuál es la situación actual de las matemáticas en Euskal Herria? ¿Por qué el matemático va fuera?

M.J.E.- A veces son motivos personales y a veces profesionales. Salir fuera me parece totalmente normal aquí y en cualquier lugar. Es bueno salir fuera, ver otras cosas, sobre todo porque aquí no hay mucha gente y muchas cosas que ver. Me parece normal y es muy sano ir fuera, por ejemplo a hacer la tesis y a ver otras cosas. Volver es otro problema. A veces vamos al exterior y vemos otras posibilidades y ahí quedamos. Eso es un peligro, pero yo creo que para evitar el riesgo no se puede decir a la gente que no vaya al exterior. Es sano y algunos nos hemos quedado fuera, pero otros volverán y será bueno.

Elh.- ¿Cree usted que la sociedad vasca acepta, conoce o aprecia de alguna manera el trabajo de los matemáticos vascos?

M.J.E.- Las matemáticas son una ciencia bastante desconocida para mucha gente, no sólo aquí, en todas partes. La gente no entiende qué es matemática, que se cuenta con matemáticas, que sólo sabe que se realizan operaciones.

Elh.- Y a nivel institucional ayudas o... tengo la impresión de que los matemáticos pueden estar aquí bastante marginados, en instituciones o en un ambiente universitario.

M.J.E.- Yo creo que a principios de este siglo había una enorme confusión entre todas las ciencias; en definitiva, los matemáticos de otros siglos eran a la vez teólogos, filósofos, físicos, ... todo. En este siglo las ciencias se diferenciaron bastante y cada una avanzó por su camino, y no sólo aquí. En todas partes las matemáticas quedaron bastante aisladas, tanto porque los demás no querían tener relación con los matemáticos, como porque los matemáticos quizá se aislaron. En los últimos años en muchos lugares existe al menos una tendencia a estrechar las relaciones entre física y matemática, pero se necesita tiempo para ver que hay mucho trabajo en común, poco a poco y con paciencia.

Feb.- Para terminar, la última pregunta sobre la UEU. Serán aproximadamente diez años cuando vino por última vez a la UEU. ¿Qué diferencia ha notado desde entonces tanto en la UEU como en este mundo del euskera, si lo ha detectado?

M.J.E.- En general veo algo parecido. Por desgracia veo el departamento de matemáticas bastante débil, pero creo que no es algo nuevo. Hace unos años que está bastante débil, porque hay menos gente o porque no nos ponemos de acuerdo. No he visto otras sesiones, veo personas diferentes, personas nuevas. En mi departamento esperamos mejorar en los próximos años.